Suiza extraditará a Bosnia al exmilitar Naser Oric

Naser Oric
REUTERS
Actualizado 25/06/2015 15:51:44 CET

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades suizas han aprobado extraditar a Bosnia al exmilitar Naser Oric, acusado de crímenes de guerra contra serbobosnios en la zona de Srebrenica, dando así un paso adelante en un proceso que amenaza con ensombrecer los actos por el vigésimo aniversario de la masacre de 8.000 niños y hombres musulmanes.

La Oficina Federal de Justicia de Suiza ha confirmado la autorización en un comunicado, si bien "por razones de seguridad y privacidad" no ha querido entrar a informar sobre las circunstancias y momento de la entrega de Oric.

Este exmilitar, antiguo comandante de las fuerzas musulmanas bosnias en la región de Srebrenica, fue detenido el pasado 10 de junio cerca de la frontera con Francia, en cumplimiento de una orden de arresto emitida por Serbia. Tanto Belgrado como Sarajevo habían solicitado la extradición, concedida finalmente a este último Gobierno.

Según la oficina suiza, Oric declaró durante una vista inicial que se oponía a su traslado a Serbia, que por tanto debió emitir una "petición de extradición formal" recibida en Suiza el 22 de junio. Entretanto, Bosnia también pidió el traslado y, el 25 de junio, el detenido "accedió a ser extraditado" a este país.

Esta autorización permitió a las autoridades de Suiza "aprobar la extradición inmediatamente por procedimientos simplificados. En su nota, la oficina de justicia alega que se ha basado en los criterios de la Convención Europea, según los cuales tiene preferencia Bosnia porque en su actual territorio se cometieron los hechos y Oric tiene nacionalidad de este país.

HÉROE O VILLANO

Oric fue absuelto en La Haya en 2008, pero sobre él siguen pesando sospechas de crímenes de guerra por su presunta responsabilidad en la matanza perpetrada en 1992 por parte de militares bosnios contra los civiles serbo-bosnios en la localidad de Zalazje, cerca de Srebrenica.

Sin embargo, gran parte de la comunidad bosniaca considera un héroe a Oric por su papel en la defensa de Srebrenica, donde se produjo la peor matanza de civiles que ha tenido lugar en suelo europeo desde la Segunda Guerra Mundial.

La detención de Oric ha enfrentado a Serbia y a Bosnia y ha puesto en riesgo la simbólica asistencia del primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, a los actos de conmemoración del vigésimo aniversario de la matanza. La celebración de los propios actos también está en el aire, ya que los organizadores han amenazado con cancelarlos si las autoridades suizas no liberaban a Oric.