El Supremo de EEUU admite un recurso del Gobierno contra una decisión que beneficia a inmigrantes excarcelados

Tribunal Supremo de EEUU
JONATHAN ERNSTREUTERS - Archivo
Publicado 19/03/2018 17:20:55CET

WASHINGTON, 19 Mar. (Reuters/EP) -

El Tribunal Supremo ha admitido a trámite este lunes el recurso presentado por la Administración del presidente Donald Trump contra una decisión del Noveno Circuito de Apelaciones con sede en San Francisco que establece que los inmigrantes irregulares excarcelados solo pueden ser detenidos para su deportación inmediatamente después de cumplir su condena, mientras que el Gobierno defiende que puedan ser arrestados en cualquier momento posterior.

El Tribunal Supremo escuchará los argumentos y decidirá sobre este caso en su próximo periodo, que comienza en octubre y termina en junio de 2019.

Los demandantes que originaron la sentencia del tribunal de San Francisco son dos residentes legales en Estados Unidos implicados en dos casos que datan de 2013: un cambyano condenado por posesión de marihuana y un palestino condenado por intento de fabricación de una sustancia restringida.

La ley en cuestión establece que los inmigrantes convictos pueden ser detenidos "cuando el extranjero sea excarcelado" y los abogados de dos grupos de derechos civiles consideran que solo se puede detener a los inmigrantes inmediatamente después de su liberación. La Administración Trump, como antes la de Barack Obama, defienden en cambio que los inmigrantes convictos pueden ser detenidos en cualquier momento.

Uno de los protagonistas es Mony Preap, nacido en un campamento de refugiados donde estaban sus padres tras huir de Camboya y es residente legal en Estados Unidos desde 1981. Fue condenado en 2006 por dos faltas por posesión de marihuana. Tras cumplir su condena no fue detenido, pero en 2013 fue arrestado por agentes de inmigración tras cumplir otra pena por agresión, un delito que no habilita para la detención posterior de inmigrantes y no es motivo de deportación.

El otro es Bassam Yusuf Khoury, nacido en los actuales territorios palestinos y residente legal en Estados Unidos desde 1976. Fue condenado en 2011 por intentar fabricar una sustancia restringida y no fue detenido inmediatamente tras cumplir su condena de 30 días. Fue arrestado dos años después y pasó seis meses en prisión.