El Supremo falla que la detención de 157 solicitantes de asilo fuera de aguas territoriales fue legal

Publicado 28/01/2015 5:32:55CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Australia ha fallado este miércoles que la detención de 157 solicitantes de asilo tamiles fuera de sus aguas territoriales en 2014 se ajusta a la legalidad, en una nueva victoria para la estricta política migratoria de Canberra, según ha informado la cadena de televisión australiana ABC.

Los solicitantes de asilo fueron interceptados por un barco de Aduanas, en el que permanecieron durante casi un mes, tras iniciar su viaje en un puerto de la localidad india de Pondicherry. Finalmente, fueron trasladados a Nauru después de fracasar los intentos de repatriarles a India.

Los abogados de los solicitantes de asilo argumentaron que la detención fuera del territorio australiano fue ilegal y que suponía una violación de las obligaciones internacionales del país, denunciando además que el trato que recibieron en el barco fue "inhumano y cruel".

Unos 16.000 solicitantes de asilo llegaron a Australia en 220 barcos en los siete primeros meses de 2013, pero el Gobierno afirma que ha habido solo una llegada "ilegal" desde diciembre de ese año. Cientos de solicitantes de asilo se han ahogado en los arriesgados viajes, en su mayoría desde Indonesia, debido al naufragio de las embarcaciones precarias.

El Senado aprobó en diciembre por un estrecho margen un proyecto de ley que introduce nuevos cambios a las leyes migratorias del país, entre los que figura la reintroducción de los controvertidos visados temporales para refugiados.

El texto, aprobado con 34 votos a favor y 32 en contra, permite a los refugiados vivir y trabajar en Australia entre tres y cinco años, pero les niega una protección permanente.

En respuesta, el ministro de Inmigración, Scott Morrison, acordó aumentar el número de refugiados que pueden entrar de forma anual al país en 7.500, conceder a los solicitantes de asilo que cuentan con 'visados puente' el permiso de trabajo, y sacar a todos los niños de los centros de detención en la isla de Christmas.

La nueva legislación garantiza una protección a los refugiados de tres años, pero la misma podría ser rescindida en caso de que las autoridades australianas consideren que las situaciones en sus países de origen han mejorado.

Estas leyes contemplan además la entrega de visados temporales durante un periodo de cinco años para que los refugiados vivan y trabajen en áreas regionales, y que podría desembocar en la entrega de un visado permanente.