Tahir Qadri niega su respaldo al Ejército y pide "una verdadera democracia"

Actualizado 27/06/2014 19:01:53 CET

LAHORE (PAKISTÁN), 27 Jun. (Reuters/EP) -

El clérigo paquistaní Tahir ul Qadri ha negado los rumores sobre su respaldo al Ejército y ha pedido una revolución que derroque al Gobierno y acabe con meses de tensión entre el débil Ejecutivo civil y los militares. Según Qadri, el motivo de su vuelta es conseguir "una verdadera democracia".

La llegada de Qadri esta semana aumentó la especulación sobre un posible golpe de Estado en el país. Muchas voces han insinuado que el clérigo cuenta con el respaldo militar, aunque Qadri lo ha negado.

"Lucharé contra el Ejército de Pakistán si intenta tomar el poder", ha dicho Qadri en una entrevista a Reuters, aunque no ha dado detalles sobre cómo lo haría. Qadri se ha posicionado en contra de las leyes militares porque su destino es "la verdadera democracia".

El clérigo volvió a pedir este jueves una revolución pacífica, pero no se pronunció sobre sus estrategias, las fechas y los objetivos finales. "Conseguiré mi objetivo solo a través de la lucha de las masas", ha dicho. "Se echarán a la calle y obligarán a los gobernantes a dimitir", espera Qadri.

El clérigo espera que los dirigentes dimitan por las acusaciones de fraude electoral, pero no está claro cómo se elegirá a sus sustitutos ya que Qadri se opone a las elecciones a medio y largo plazo. "Mis preocupaciones son la verdadera democracia, las elecciones justas y los Derechos Humanos", ha afirmado Qadri.

Qadri está trabajando para construir alianzas con otros miembros destacados de la oposición y se ha marcado el Parlamento de Pakistán como uno de sus principales objetivos. "Los dirigentes corruptos están haciendo dinero en vez de resolver los problemas de la gente", ha dicho. La Agencia de Investigación Federal ha anunciado esta semana que investigaría las acciones de Qadri.

El clérigo paquistaní seguirá la lucha "hasta que consiga los objetivos". "Quiero un Estado de Derecho, igual para ricos y pobres, hombres y mujeres, musulmanes y no musulmanes", ha concluido.