Los talibán afganos dicen que quieren acabar con la guerra a través del diálogo

Contador
Milicianos talibán en Afganistán
STRINGER AFGHANISTAN / REUTERS
Publicado 14/02/2018 14:46:01CET

KABUL, 14 Feb. (Reuters/EP) -

Los talibán han declarado este miércoles que quieren acabar con la guerra en Afganistán a través del diálogo. Sin embargo, han advertido de que el hecho de que demuestren tener voluntad por la paz no quiere decir que no tengan fuerzas para continuar con la lucha y que mantendrán su campaña militar sin importar cuán poderosa sea la oposición estadounidense.

La ofensiva de Washington, que se ha vuelto más agresiva desde que el presidente estadounidense, Donald Trump, ordenara un incremento de los bombardeos, ha obligado a los talibán a abandonar los centros de varios distritos y dos capitales de provincia. Sin embargo, los milicianos controlan grandes zonas de las regiones rurales y han respondido a la nueva estrategia de la Casa Blanca con dos atentados en Kabul en las últimas semanas que han acabado con la vida de 150 personas.

Los ataques han endurecido las posiciones que mantienen los ejecutivos estadounidense y afgano con respecto al inicio de una ronda de conversaciones para acabar con esta guerra que ya dura 17 años y que ninguno de los dos bandos parece capaz de ganar.

La oferta de los talibán de sentarse a la mesa de negociación ha formado parte de un comunicado dirigido a los estadounidenses. "Preferimos resolver el tema afgano a través de un diálogo pacífico", ha señalado el grupo.

Los talibán han señalado que Estados Unidos debe finalizar su "ocupación" y aceptar el derecho de los talibán a formar un Gobierno "consistente con las creencias de nuestro pueblo". La organización solo ha nombrado al Gobierno afgano (sostenido por la Casa Blanca) para ridiculizarlo.

Los talibán han recalcado que no es demasiado tarde como para que los estadounidenses se den cuenta de que los talibán pueden resolver sus problemas "a través de políticas positivas y diálogo" y que las posibilidades de iniciar conversaciones "no se han agotado".

Las negociaciones preliminares para llegar a un acuerdo de paz están estancadas, pero ha continuado habiendo contactos de bajo nivel entre el Ejecutivo afgano, grupos internacionales que incluyen a la ONU y asociaciones cercanas a los talibán.

Hasta ahora, no se han conseguido grandes avances debido a la gran desconfianza existente entre Kabul y los talibán, así como a la incertidumbre sobre la posición de los países vecinos en el proceso. Por ejemplo, Afganistán ha acusado a Pakistán durante años de ayudar y financiar a la insurgencia talibán, algo que Pakistán niega.

Los talibán han enfatizado que su disposición a "jugar un papel constructivo en la búsqueda de un acuerdo pacífico" no debe ser interpretada como una muestra de debilidad. "Esto no significa que hayamos agotado nuestras fuerzas o que nuestra moral se haya visto minada", ha aclarado el grupo.

La insurgencia ha concluido el comunicado diciendo que no tiene intención de perjudicar a cualquier otro país o de permitir a cualquier persona utilizar el territorio afgano contra un tercero.