Los talibán atacan una capital de provincia en el oeste de Afganistán

Bandera de Afganistán
REUTERS / AHMAD MASOOD
Publicado 15/05/2018 8:51:42CET

HERAT (AFGANISTÁN), 15 May. (Reuters/EP) -

Milicianos talibán han atacado este martes la ciudad afgana de Fará, capital de la provincia homónima, y se han registrado los primeros enfrentamientos entre insurgentes y fuerzas de seguridad en dos distritos de las afueras, han alertado autoridades y vecinos de la zona.

Un portavoz del Gobierno local y varios residentes han confirmado choques en los distritos dos y tres, situados a unos 4 kilómetros del centro de la ciudad. "Los talibán están avanzando muy rápido, si no se toma una acción seria y rápida, toda la provincia va a caer en manos de los talibán", ha dicho un civil identificado como Hamidulá.

Otras fuentes locales que han preferido no revelar su identidad por miedo a represalias han asegurado que los talibán lanzaron su operación de madrugada, en torno a las 2.00 (hora local), y atacaron la ciudad desde distintos flancos.

Según un portavoz militar, Noorulhaq Jaliqi, las fuerzas de seguridad han logrado repeler el ataque, pero algunos residentes han asegurado que los talibán ya han logrado instalar arios puestos de control en los alrededores para revisar la identificación y bloquear las salidas.

Un médico del hospital provincial ha informado del fallecimiento de dos miembros de las fuerzas de seguridad y ha cifrado en 21 el número provisional de heridos, entre ellos cinco civiles.

Este incidente añade una nueva preocupación de seguridad en un país inmerso ya en la denominada 'ofensiva de primavera' de los talibán, en el marco de la cual se han registrado varios atentados suicidas en la capital del país, Kabul. Además, varios distritos han sido tomados o están en peligro en las provincias de Baghlan y Badajshan y se han registrado fuertes combates en Faryab (noroeste) y en Ghazni y Zabul (al sur de Kabul).

Fará es una región remota y poco poblada situada en la frontera con Irán y que ya ha sido escenario de meses de intensos combates con cientos de muertos entre soldados y policías. El gobernador provincial dimitió en enero tras denunciar la inseguridad y la corrupción.

Contador