Los talibán se hacen con el control de una localidad en la provincia de Fará (Afganistán)

Milicianos talibán
REUTERS - Archivo
Publicado 12/03/2018 8:47:41CET

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Los talibán se han hecho este lunes con el control de la localidad afgana de Anar Dara, ubicada en la provincia de Fará (oeste), según ha confirmado el jefe del consejo provincial, Farid Bajtauar.

Fuentes del gobierno local han indicado que los insurgentes lanzaron su ofensiva contra la localidad a última hora del domingo, desencadenando unos enfrentamientos que se han saldado con la muerte de un número indeterminado de miembros de las fuerzas de seguridad.

Por su parte, el portavoz de los talibán Zabiulá Muyahid ha asegurado que los insurgentes controlan la totalidad de Anar Dara, según ha recogido la agencia afgana de noticias Jaama Press.

Qari Yusuf Ahmadi, otro portavoz del grupo, ha recalcado que en los combates han muerto 15 policías, tal y como ha informado la agencia británica de noticias Reuters. El grupo ha publicado fotografías de sus milicianos en la ciudad, donde continúan los enfrentamientos.

El Gobierno central y el Ejército afgano no se han pronunciado por el momento sobre la situación.

La toma de Anar Dara ha llegado apenas unos días después de que las autoridades confirmaran que al menos 24 efectivos de las fuerzas de seguridad afganas, entre ellos seis policías y una decena de comandos de las fuerzas especiales, habían muerto en combates con los talibán en la localidad de Bala Bolok, también ubicada en Fará.

El gobernador de la provincia de Fará, Mohamad Arif Shá Jahan, anunció en enero su dimisión citando como argumentos la corrupción y la existencia de grupos mafiosos, apenas un día después de protestas contra la inseguridad.

Fará, una de las provincias más pobres del país, se ha visto sacudida desde hace meses por la inseguridad, en medio de acusaciones de colusión entre algunas unidades de la Policía y los talibán.

Algunos funcionarios provinciales han afirmado que el Gobierno de Irán, al que Estados Unidos acusa de intentar extender su influencia en la zona occidental de Afganistán, da armas y dinero a los insurgentes. Teherán ha rechazado las acusaciones.