Los talibán rechazan el alto el fuego ofrecido por el presidente de Afganistán

Milicianos talibán
REUTERS - Archivo
Publicado 20/08/2018 14:31:36CET

Los insurgentes han secuestrado a cerca de 200 personas que iban en tres autobuses en el norte del país

KABUL, 20 Ago. (Reuters/EP) -

Los talibán han rechazado este lunes la oferta del Gobierno afgano de un alto el fuego y han indicado que seguirán con sus ataques, según han señalado dos comandantes insurgentes, después de que los milicianos hayan secuestrado tres autobuses con cerca de 200 personas.

Los dos comandantes talibán han dicho que su líder supremo rechaza la oferta formulada el domingo por el presidente afgano, Ashraf Ghani, de un alto el fuego de tres meses que comenzaría con la celebración de la festividad musulmana del Eid al Adha esta semana.

En junio, los talibán observaron un alto el fuego declarado por el Gobierno durante tres días con motivo de la festividad de Eid al Fitr lo cual generó escenas sin precedentes de soldados gubernamentales y milicianos abrazándose en el frente y generó esperanza de que pueda entablarse un diálogo.

Pero uno de los comandantes talibán ha afirmado que el alto el fuego de junio solo ayudó a las fuerzas estadounidenses, a los que los milicianos están tratando de expulsar del país, y el líder talibán, jeque Haibatulá Ajunzada, ha rechazado la nueva oferta sobre la base de que solo ayudará a la misión que encabeza Estados Unidos.

"Nuestros líderes sienten que (las tropas estadounidenses) prolongarán su estancia en Afganistán si anunciamos un alto el fuego ahora", ha explicado un comandante talibán, que ha pedido no ser identificado, en declaraciones por teléfono.

Un responsable de la oficina de Ghani ha indicado que el alto el fuego de tres meses declarado por el Gobierno es condicional y si los talibán no lo respetan, el Ejecutivo mantendrá sus operaciones militares.

Los talibán han lanzado una serie de ataques en distintos puntos del país en las última semanas, incluida la ciudad de Ghazni, al suroeste de Kabul. Cientos de personas murieron en los enfrentamientos.

SECUESTRO DE TRES AUTOBUSES

El rechazo del alto el fuego propuesto por Ghani se produce mientras responsables gubernamentales están intentando lograr la liberación de los al menos 170 civiles y 20 miembros de las fuerzas de seguridad tomados como rehenes por los talibán en tres autobuses en la provincia de Kunduz, en el norte.

El portavoz del gobernador de Kunduz, Esmatulá Muradi, ha explicado que "los autobuses fueron detenidos por los milicianos talibán, se obligó a los pasajeros a que bajaran y han sido llevados a un lugar desconocido". Los autobuses viajan desde la provincia de Tajar y se dirigían a Kabul.

Los talibán han confirmado que tienen en su poder "tres autobuses cargados de pasajeros". "Decidimos apresar los autobuses después de que nuestra información de Inteligencia revelara que muchos hombres que trabajan con las fuerzas de seguridad afganas estaban viajando a Kabul en estos autobuses", ha explicado el portavoz de los talibán, Zabihulá Muyahid, en declaraciones a Reuters.

"Hemos llevado los autobuses a una zona segura para evitar cualquier enfrentamiento y estamos identificando ahora los miembros de las fuerzas de seguridad", ha añadido, aclarando que los civiles serán liberados pronto.

Sayed Assadulá Sadat, miembro del consejo provincial de Kunduz, ha señalado que las personas que iban a bordo de los autobuses se dirigían a Kabul para pasar con sus familias las fiestas.

Un alto cargo del Ministerio del Interior en Kabul ha informado de que las autoridades en la zona están hablando con los dirigentes talibán en Kunduz para conseguir la liberación de los alrededor de 190 rehenes. Según la agencia de noticias afgana Pajhwok, un centenar de los rehenes ya habrían sido liberados y se estaría trabajando en la liberación de otros 20, de acuerdo con fuentes de la oficina del gobernador.