Tecnología innovadora para combatir el hambre en el mundo

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Tecnología innovadora para combatir el hambre en el mundo

Refugiado sirio paga con reconocimiento de iris en Zaataria gracias al PMA
SHAZA MOGHRABY/WFP
   
Actualizado 16/10/2016 9:20:36 CET

El PMA recurre al escaneo del iris o a tarjetas electrónicas para entregar su asistencia alimentaria en algunos países

MADRID, 16 Oct. (EDIZIONES) -

El hambre se puede combatir de muchas formas y recurrir a las últimas tecnologías disponibles para hacer llegar la ayuda a quien más lo necesita es una de ellas, como bien sabe el Programa Mundial de Alimentos (PMA), comprometido con utilizar herramientas y enfoques innovadores en la lucha contra esta lacra.

En febrero de este año, la agencia de la ONU comenzó a usar un innovador programa de pago mediante el escaneo del iris en el campo de refugiados King Abdullah Park, en el norte de Jordania. Gracias al sistema, los refugiados en lugar de recibir una tarjeta electrónica de prepago para adquirir sus alimentos solo tienen que mostrar su ojo.

Esta era la primera vez en la historia de la asistencia humanitaria en la que algo tan simple como un "abrir y cerrar de ojos" permitía recibir ayuda. Su éxito llevó a instaurar el sistema en el campo de refugiados de Azraq, en el este de Jordania, en abril, y la pasada semana, en colaboración con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), al campo de Zaatari, donde 76.000 refugiados se beneficiarán de ello.

"El sistema de pago a través del reconocimiento del iris ha sido extremadamente exitoso", subraya el director del PMA en Jordania, Mageed Yahia, incidiendo en que "ha redefinido las manera de comprar de los refugiados sirios en Jordania" para quienes ahora "es más fácil y seguro comprar y al mismo tiempo mejoramos la rendición de cuentas".

Los refugiados también están satisfechos. "Ya no tengo que preocuparme de si me he dejado la tarjeta en casa o si la he perdido. Siempre que pase cerca de la tienda puedo entrar y coger cualquier alimento que me falte en casa", resalta Hana Heraaki, una de las residentes en el campamento.

PMA

El sistema del PMA utiliza el registro de ACNUR de datos biométricos de los refugiados y funciona gracias a IrisGuard, la empresa que ha desarrollado la plataforma de reconocimiento del iris, el Jordan Ahli Bank y su homólogo Middle East Payment Services (MEPS).

¿Cómo funciona? Una vez que se ha reconocido el iris del comprador, el sistema conecta automáticamente con la base de datos de ACNUR para confirmar la identidad del refugiado, comprueba el saldo de su cuenta con Jordan Ahli Bank y MEPS, procede a confirmar la compra e imprime un recibo, todo en unos pocos segundos.

En 2013, el PMA, junto con ACNUR, dieron otro paso innovador al introducir los vales de dinero con los que facilitar a los refugiados la posibilidad de elegir ellos mismos su canasta básica de alimentos y dónde comprarlos, en lugar de recibir directamente la ayuda alimentaria.

TARJETAS ELECTRÓNICAS

El siguiente paso fue la instauración de la plataforma SCOPE en 2015, que consiste en el reparto de tarjetas electrónicas. Este sistema permite al PMA proporcionar asistencia alimentaria de una manera flexible para adaptarse a situaciones que cambian rápidamente. Las tarjetas pueden ser utilizadas para obtener dinero en efectivo o como cupón electrónico, y allí donde no hay alimentos disponibles en los mercados sirven para recoger raciones en puntos de distribución de la agencia de la ONU.

Esta plataforma se usa ya en varios países. En Irak, comenzó a usarse en abril para ayudar a desplazados iraquíes y refugiados sirios. La representante del PMA en el país, Jane Pearce, considera que supone un "punto de inflexión en las operaciones de asistencia alimentaria" puesto que se usa "tecnología innovadora para una respuesta humanitaria más rápida, fiable y flexible".

PMA

Para poder participar en los programas, los beneficiarios deben registrarse junto a sus huellas dactilares en la base de datos del PMA, que está unida electrónicamente a las tarjetas. Cuando la tarjeta SCOPE se pasa por un lector en un comercio, se conecta automáticamente con la base de datos para confirmar la identidad de la persona, se deduce el coste de la compra del balance total y se graba en un recibo, al igual que una tarjeta de débito.

El pasado mes de agosto, también se comenzó a implantar este sistema en el campo de refugiados malienses de Mangaize, en Níger. Aquí, cada hogar recibe una asignación mensual que se carga en una tarjeta electrónica con la que acuden a los centros de distribución, donde los vendedores verifican que son los legítimos propietarios de la tarjeta mediante un PIN.

"Ahora puedo comprar como todo el mundo y elegir los productos que suelo comer. Gano mucho tiempo porque no tengo que hacer fila para recibir mis raciones", destaca Moziga, quien huyo con su marido y sus diez hijos de Malí en 2012 y fue la primera en Mangaize en recibir la tarjeta electrónica.

Además de ahorrar tiempo de espera a los refugiados, que ya no tienen que recoger sus vales de dinero, el PMA estima que le permitirá ahorrar 60.000 dólares al año frente al anterior sistema de vales de papel.

PMA

PROGRAMA EN MOGADISCIO

Las tarjetas electrónicas también están sustituyendo al reparto directo de ayuda alimentaria. En Mogadiscio, la capital de Somalia, el PMA ha estado repartiendo durante años comidas calientes en algunos distritos de la capital de los que se beneficiaban unas 80.000 personas al día.

Desde febrero, gracias al apoyo de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la Comisión Europea (ECHO), se ha instaurado un sistema de tarjetas electrónicas con dinero, que funcionan como las tradicionales tarjetas de débito, y con las que sus beneficiarios pueden acudir a comprar a determinadas tiendas locales y adquirir alimentos que complementen las comidas calientes que ofrece el PMA.

Por ahora, la ayuda es de alrededor de un dólar al día, pero para quienes la reciben es una gran diferencia. "Mi familia depende del centro de comidas y ser capaz de comprar algo de nuestra comida es una gran ayuda", reconoce Fadumo Mohamed, una madre de cuatro hijos, que ahora puede adquirir leche, verduras y otros productos frescos para su familia.

Para poder pagar en las tiendas, Fadumo solo tiene que presentar su tarjeta, que el tendero introduce en una máquina especial facilitada por el PMA y autorizar el pago mediante su huella dactilar. El uso de la huella dactilar garantiza que solo ella y su familia puedan recibir el dinero que tiene la tarjeta, disuadiendo con ello también los robos.

Además, el PMA hace un seguimiento de las tiendas que forman parte del programa, con el fin de vigilar que ofrecen alimentos frescos y saludables y que no están inflando los precios a los beneficiarios de las tarjetas, aunque los comerciantes están contentos, ya que reciben nuevos clientes gracias a las tarjetas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies