Temer promete atajar la crisis por la llegada de venezolanos sin cerrar la frontera

Michel Temer
PRESIDENCIA DE BRASIL
Publicado 12/02/2018 21:39:29CET

BRASILIA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Brasil, Michel Temer, ha prometido que su Gobierno no impedirá la entrada en el país de los venezolanos que abandonan su país, pero ha prometido que creará un grupo de trabajo para organizar este flujo y proporcionar los recursos adecuados a las zonas con un mayor número de llegadas.

La situación preocupa especialmente en la ciudad de Boa Vista, capital del estado fronterizo de Roraima. Las autoridades estiman que han llegado a la zona unos 40.000 venezolanos, lo que equivale a más de una décima parte de la población local.

Temer se ha desplazado a Boa Vista para analizar la situación y plantear posibles medidas, tal como ya hicieron en los últimos días varios de sus ministros. Aunque el mandatario ha avanzado que en los próximos días concretará propuestas, ya ha planteado un refuerzo de la ayuda económica e incluso el reparto de los refugiados por otras partes de Brasil.

"No descansaré hasta que no se resuelvan los problemas de Roraima", ha proclamado Temer, quien ha instado a no olvidar la "cuestión humanitaria" que subyace tras esta ola de desplazamientos, en la medida en que quienes llegan a Brasil lo hacen en una situación de "miseria absoluta", según la agencia oficial.

En este sentido, el presidente brasileño ha matizado que "nadie va a impedir la entrada de refugiados", sino que la intención del Gobierno de Brasil es "ordenar" estos ingresos para que no generen una presión inasumible. El Gobierno ha prometido un refuerzo de tropas en la frontera.

El sábado, 10 de febrero, un brasileño fue detenido después de que supuestamente prendiese fuego a una vivienda de Roraima en la que se encontraban decenas de venezolanos.