Theresa May asegura que "hay fundamentos para un acuerdo" entre DUP y Sinn Féin para gobernar en Belfast

La primera ministra británica, Theresa May
REUTERS / CLODAGH KILCOYNE
Publicado 12/02/2018 20:29:36CET

LONDRES, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

La primera ministra británica, Theresa May, ha asegurado que "hay fundamentos para un acuerdo" entre unionistas y republicanos para formar un gobierno de unidad para Irlanda del Norte y ha subrayado que el nuevo ejecutivo podría estar "en marcha muy pronto".

May se ha reunido este lunes en Stormont --la sede del Parlamento y el Gobierno norirlandés-- con el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, y con representantes de los dos principales partidos de la región, el unionista Partido Unionista Democrático y el nacionalista irlandés Sinn Féin.

"Sigue habiendo diferencias, (pero) creo que hay fundamentos aquí para un acuerdo", ha aseverado, según recoge la prensa británica. En cuanto a la reunión, May ha señalado que sus conversaciones han sido "plenas y francas".

"Hace trece meses desde que había un gobierno autonómico y creo que estamos en el momento de que los representantes electos hallen una víad e colaboración y afronten, ataquen, los múltiples problemas que afectan a Irlanda del Norte", ha añadido.

Varadkar, por su parte, ha insistido en esa misma línea en que las diferencias "no son insalvables". "Tenemos muchas esperanzas de que esos dos partidos puedan llegar a un acuerdo esta semana e incluir después a los demás partidos", ha aseverado el primer ministro irlandés.

"Nuestra opinión es que un ejecutivo incluyente con representación del mayor número posible de partidos será mas sostenible y más beneficioso para Irlanda del Norte en su conjunto", ha apostillado.

En cuanto al Brexit, Varadkar ha defendido la existencia de un acuerdo de libre comercio y aduanas entre Reino Unido e Irlanda y evitar así una "frontera dura" entre Irlanda del Norte y el resto de la isla.

Irlanda del Norte carece de Gobierno desde las elecciones de marzo de 2017, tras las que el DUP y el Sinn Féin no han logrado ponerse de acuerdo para compartir el poder. Las dos partes confirmaron el viernes avances, aunque por el momento han evitado poner fecha a un pacto que aún se resiste.

El fracaso en la formación de Gobierno obligaría a Londres a asumir el control directo de Irlanda del Norte por primera vez en una década y desestabilizaría más todavía el frágil equilibrio establecido entre nacionalistas y unionistas tras los Acuerdos de Viernes Santo de 1998, que pusieron fin a tres décadas de violencia política.

El Sinn Féin ha reclamado como condiciones para la firma de un nuevo acuerdo la legalización del matrimonio homosexual, la ampliación de derechos para el idioma gaélico y fondos para investigar los abusos cometidos por todas las partes durante la violencia previa a 1998.