Theresa May recalca: Reino Unido no se quedará en la UE "por la puerta trasera"

 Theresa May
NEIL HALL / REUTERS
Publicado 31/08/2016 12:47:26CET

LONDRES, 31 Ago. (Reuters/EP) -

La primera ministra británica, Theresa May, ha señalado a los miembros de su gobierno este miércoles que tendrán que llevar a cabo el Brexit, descartando un segundo referéndum o cualquier intento de permanecer en la UE "por la puerta trasera".

"Debemos continuar siendo muy claros en que 'Brexit significa Brexit', que vamos a hacer un éxito de ello", ha señalado a su gabinete, según un comunicado.

"Eso significa que no hay segundo referéndum; ningún intento de ningún tipo para permanecer en la UE por la puerta trasera; que vamos realmente vamos a cumplir con esto", ha añadido.

Un portavoz de May había defendido este martes que el Gobierno británico no tiene la obligación legal de consultar al Parlamento para activar el procedimiento formal de divorcio con la Unión Europea pero ha dicho que éste tendrá voz.

El Ejecutivo ha mantenido su postura de que la primera ministra tiene el poder de invocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa para poner en marcha la salida formal del país sin celebrar una votación parlamentaria, pese a las peticiones de algunos diputados opositores para que se les permita expresar su deseo de permanecer en el bloque.

"No hay ninguna obligación legal de consultar al Parlamento sobre la activación del Artículo 50, esa posición ha quedado muy bien fijada", dijo el portavoz de May. "Hemos dejado muy claro que el Parlamento tendrá algo que decir", añadió.

El domingo el 'Daily Telegraph' informó de que May no iba a celebrar una votación parlamentaria sobre el asunto, con el fin de evitar a los detractores de la salida la oportunidad de bloquearla. Una mayoría de 650 parlamentarios se han declarado a favor de la permanencia dentro de la UE.

Los detractores mantienen que dado que el referéndum sobre la UE no es legalmente vinculante, los diputados elegidos deberían revisar el voto antes de que comenzara el proceso.

Reino Unido votó a favor de salir de la UE el pasado 23 de junio, pero May ha dicho que no invocará el Artículo 50, que inicia formalmente el proceso de divorcio de dos años del bloque, antes de finales de año para dar tiempo a preparar la estrategia de salida.

Altos cargos del opositor Partido Laborista han sugerido que la cuestión sea sometida a una votación en el Parlamento o incluso a un segundo referéndum y un bufete de abogados ha presentado un recurso legal.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies