Tillerson lamenta la decisión de Duda de firmar la polémica ley sobre Polonia y el nazismo

Contador
Rex Tillerson
REUTERS / JONATHAN ERNST
Publicado 06/02/2018 21:57:20CET

WASHINGTON, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, ha lamentado este martes la decisión del presidente de Polonia, Andrzej Duda, de firmar la ley que penaliza cualquier vinculación entre Polonia y los crímenes cometidos por los nazis en el país durante la Segunda Guerra Mundial por sus "efectos adversos en la libertad de expresión y de investigación académica".

"Estados Unidos está decepcionado con que el presidente polaco haya firmado la legislación que impone sanciones criminales por atribuir los crímenes nazis al Estado polaco", ha dicho Tillerson en un breve comunicado difundido por el Departamento de Estado.

El jefe de la diplomacia estadounidense ha confiado en que la norma jurídica "sea remitida al Tribunal Constitucional" con el fin de impedir sus "efectos adversos sobre la libertad de expresión y de investigación académica".

Duda ha anunciado este martes que sancionará la ley, aprobada la semana pasada por el Parlamento polaco, por la necesidad de preservar "la verdad histórica" de modo que el Estado polaco "sea juzgado de un modo justo por el resto del mundo".

La ley pena hasta con tres años de cárcel el uso de la expresión "campos de la muerte polacos" para referirse a los centros de exterminio construidos y gestionados por el régimen de Adolf Hitler durante la ocupación nazi de Polonia, así como cualquier término que haga responsable a Varsovia de los crímenes del nazismo en el país.

Tillerson ha incidido en que "términos como 'campos de la muerte polacos' son dolorosos y erróneos". "Estas imprecisiones históricas afectan a Polonia, nuestro fuerte aliado", ha afirmado. Sin embargo, ha llamado a combatirlos protegiendo los derechos fundamentales a través de "un debate abierto".

La ley también ha tensado las relaciones entre Israel y Polonia. El Gobierno polaco anunció el lunes la cancelación de la visita del ministro de Educación israelí, Naftali Bennett, tras unas declaraciones que realizó acusando a la población polaca de colaborar en el Holocausto. Bennett dijo sentirse "honrado".