El primer ministro apunta a antiguos miembros de las milicias proindonesias como responsables de la violencia

Actualizado 03/06/2006 6:42:40 CET

El ministro de Exteriores australiano llega a Timor y Naciones Unidas denuncia las condiciones en los campos de refugiados

DILI, 3 Jun. (EP/AP) -

El primer ministro de Timor, Mari Alkatari, apuntó hoy sábado a ex miembros de las milicias pro indonesias que arrasaron el país en 1999 como los responsables de algunos de los recientes brotes de violencia en la capital.

Alkatari, que ha rechazado presentar su dimisión ante las críticas que le apuntan como responsable directo del conflicto entre Gobierno y rebeldes, afirmó que "algunos exmilicianos están detrás de los incendios provocados, la violencia y el desorden civil"

Las milicias leales a Indonesia provocaron numerosos desordenes en el país cuando decidió desvincularse del Gobierno de Yakarta. Durante el último mes, los combates se han cobrado la vida de al menos 30 personas.

Por su parte, el premio Nobel José Ramos Horta ha jurado hoy sábado su cargo como nuevo ministro de Seguridad, en un nuevo movimiento del presidente Xanana Gusmao para marginar a Alkatiri.

Ramos Horta, que compartió el Nobel de la Paz ex-aequo por su labor en la denuncia de las atrocidades llevadas a cabo durante el proceso de independencia del país, afirmó que incorporará este nuevo cargo a su labor actual como ministro de Exteriores.

"Soy el único que podría curar las heridas en las fuerzas armadas, entre el Ejército y Policía, y entre las tropas y la sociedad", afirmó Ramos Horta a la cadena de radio Australian Broadcasting Corp.

AYUDA INTERNACIONAL

Mientras tanto, decenas de miles de personas que han abandonado la capital del país, Dili, tras los últimos ataques, se enfrentan a nuevos peligros en los campos de refugiados en los que viven ahora, según el director del equipo de emergencia de ACNUR en Timor Oriental, Gregory Garras.

"Vemos en estos campos un verdadero punto negro", afirmó Garras. "Hay una división emergente en estos campos". Garras concretó diciendo que había recibido informes sobre escaramuzas entre los ocupantes de los campos y afirmó haber escuchado rumores sobre la entrada de armas en esas instalaciones.

"Buscan seguridad y protección en los campos", y lo único que se encuentran es con que están solos. Están desesperados: no hay intimidad, hace calor, no hay agua y las condiciones son absolutamente insostenibles", declaró, al tiempo que anunció la llegada de nuevas ayudas para los refugiados a principios de hoy sábado.

DOWNER, EN TIMOR

Por su parte, el ministro australiano de Exteriores, Alexander Downer, ha llegado a las 02.00 h. de la madrugada --hora peninsular española-- a Timor para entrevistarse con los principales miembros del Gobierno, incluyendo al presidente del país, Xanana Gusmao, para "supervisar las labores de pacificación y supervisar la distribución de la ayuda a los refugiados", según afirmó Downer antes de partir.

Australia ha enviado a 1.300 soldados al país tras las violentas disputas. El comandante de las tropas australianas desplegadas en Timor Oriental, brigadier Mick Slater, afirmó ayer que hay signos de que parte de la violencia que está viviendo Dili está siendo "coordinada entre bastidores".

"Ha habido un elemento de violencia oportunista, pero también ha habido signos de que un cierto número de estas acciones han sido coordinadas entre bastidores", declaró Slater a la prensa, si bien no quiso identificar quién podría estar coordinando la violencia.

Asimismo, dijo que las condiciones en Dili todavía no son las adecuadas como para reunir a las partes rivales a que mantengan conversaciones. Timor vive desde la semana pasada una ola de violencia a raíz de los enfrentamientos entre un grupo de soldados rebeldes expulsados del Ejército y las fuerzas del orden.