El primer ministro de Timor, Mari Alkatiri, se reúne con miembros de su partido en un ambiente de crispación

Actualizado 22/06/2006 7:20:21 CET

DILI, 22 Jun. (EP/AP) -

El primer ministro de Timor Oriental, Mari Alkatiri, se reunió este jueves con miembros de su partido en plena crispación política para dialogar acerca del ultimátum puesto encima de la mesa por el presidente del país, Xanana Gusmao, que afirmó este miércoles que dimitiría en caso de que Alkatiri no lo hiciese.

Gusmao, que comunicó a Alkatiri a través de una misiva que había perdido la confianza en él, por lo que le instó a dimitir, se podría reunir con el propio primer ministro tras el encuentro de éste con su partido, según comunicó un miembro del gabinete de Alkatiri.

Además, el ex ministro de Interior, Rogerio Lobato, se encuentra bajo arresto domiciliario desde el pasado martes, cuando los fiscales emitieron una orden de detención por, supuestamente, armar a una cuadrilla ciudadana.

La crisis política y militar que desde el pasado abril vive Timor parece que se podría cobrar, pues, una nueva víctima gubernamental después de la dimisión de los ministros de Defensa e Interior.

Alkatiri, que siempre había defendido que no abandonaría el cargo a no ser que su partido Fretilin se lo pidiese, parece quedarse sin apoyos públicos en las últimas 24 horas.

El día de ayer comenzaba con la noticia de que Xanana Gusmao le había exigido ayer por escrito su dimisión, tras ver el documental de la televisión australiana 'Four Corners', en el que "se hacen graves denuncias sobre la implicación de Alkatiri en la distribución de armas a civiles". "Después de ver el programa, que me sorprendió mucho, solamente me queda darle la oportunidad para decidir: o dimite o, después de oír al Consejo de Estado, lo cesaré, porque ha dejado de merecer mi confianza, como Presidente", decía Xanana.

En la reunión del Consejo de Estado, órgano de consulta del presidente, en la que participaron 10 de los 12 consejeros, cada uno de los asistentes se pronunció sobre la crisis. Cuatro de ellos defendieron la dimisión de Alkatiri, tres --incluyendo al propio primer ministro-- se mostraron en contra, dos dejaron la decisión al jefe de Estado y uno no se pronunció sobre el asunto, aunque no hubo ninguna votación, asegura la fuente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies