Tokio ve "totalmente inaceptable" la intención de Pekín de inspeccionar las Senkaku

 

Tokio ve "totalmente inaceptable" la intención de Pekín de inspeccionar las Senkaku

Actualizado 14/03/2013 10:20:22 CET

TOKIO, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Japón ha considerado "totalmente inaceptable" la intención de las autoridades chinas de inspeccionar las islas Senkaku/Diaoyu, administradas por Tokio, pero reivindicadas por Pekín y Taipei.

En una rueda de prensa, el jefe de Gabinete, Yoshihide Suga, ha condenado los planes chinos y ha reiterado que el archipiélago es territorio japonés, a pesar de las aspiraciones soberanistas de sus vecinos regionales.

Interrogado sobre si las autoridades japonesas detendrán a los investigadores chinos que lleguen a las islas, Suga ha rehusado responder a "preguntas hipotéticas", según ha informado la televisión pública NHK.

No obstante, el portavoz gubernamental ha recordado que, al igual que en cualquier parte del territorio japonés, las autoridades actuarán conforme a la legislación nacional para protegerlo, aunque no ha especificado.

De esta forma, el Gobierno de Shinzo Abe ha respondido al anuncio del 'número dos' de la Administración Nacional de Geoinformación, Inspección y Mapeo, Li Pengde, que en una entrevista concedida a la radio estatal adelantó que realizarían una inspección del archipiélago.

Li argumentó que la cartografía actual del archipiélago no cumple los estándares mínimos requeridos por la legislación china, por lo que es necesario llevar a cabo una nueva inspección del mismo para actualizarla.

Interrogado sobre cuándo se llevará a cabo esta inspección, el funcionario chino ha rehusado dar una fecha concreta, indicando que se hará cuando las condiciones de seguridad en las Senkaku/Diaoyu así lo permitan.

Esta semana, la Administración Oceánica de China ha anunciado que desplegará más barcos y aviones de patrulla alrededor del archipiélago para defender los derechos e intereses del gigante asiático en sus aguas.

EL CONFLICTO

La tensión bilateral se disparó el pasado 11 de septiembre, cuando el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados.

El plan de compra se puso sobre la mesa el pasado mes de junio, cuando el entonces jefe de Gabinete, Osamu Fujimura, anunció la intención del Gobierno de sustituir el contrato de arrendamiento por uno que garantizara el control de las autoridades japonesas sobre el archipiélago.

Sin embargo, la disputa territorial se remonta a 1895, cuando Japón se anexionó formalmente las islas para construir una planta procesadora de atún que dio empleo a 200 personas, aunque en 1940 el negocio se desplomó y las islas quedaron desiertas.

Entre 1945 y 1972, el archipiélago permaneció bajo dominación estadounidense, como parte de los acuerdos alcanzados entre Washington y Tokio tras la Segunda Guerra Mundial. Desde la salida estadounidense de las islas, China y Taiwán reclaman su soberanía.

China alega que descubrió el archipiélago en el siglo XIV y, a pesar de las tensas relaciones que mantiene con Taiwán, reconoce que algunas islas pertenecen al territorio como parte de la ciudad de Toucheng, ubicada en el condado de Yilan.

En cambio, Japón asegura que el archipiélago pertenece al completo a la ciudad de Ishigaki, ubicada en la prefectura de Okinawa, y, por tanto, rechaza las reivindicaciones chinas y cualquier acuerdo alcanzado entre Pekín y Taipei.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies