Tortura.- La Comisión Europea dedicará 44 millones de euros a la lucha contra la tortura

Actualizado 26/06/2007 13:54:01 CET

BRUSELAS, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea anunció hoy, Día Internacional de Apoyo a las Víctimas de la Tortura, su intención de dedicar en los próximos cuatro años un total de 44 millones de euros para luchar contra esta práctica. Buena parte de estos fondos irán destinados a centros de rehabilitación, dentro y fuera de la UE, así como a financiar las múltiples iniciativas de ONG's dedicadas a la prevención de la tortura.

El Ejecutivo comunitario invierte una media de 11 millones anuales en el marco de la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (EIDHR, según sus siglas en inglés), lo que la convierte en un donante líder en este campo.

"Quisiera rendir tributo a todas las víctimas de actos de tortura de todos los continentes y a quienes están seriamente comprometidos para luchar por la erradicación de esta práctica bárbara", resaltó la comisaria de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner.

"La Comisión Europea no escatima esfuerzos en combatir este azote de la humanidad y evoca la cuestión de la tortura en sus relaciones con terceros países y en los foros multilaterales, así como financiando proyectos cuyo objetivo es prevenirla y asistir a las víctimas", añadió Ferrero-Waldner.

Por su parte, la presidencia de turno de la Unión Europea subraya en un comunicado la importancia que atribuyen los 27 a la abolición de la tortura y otras prácticas como el trato cruel, inhumano o degrandante en el mundo, así como la rehabilitación total de las víctimas. La UE está "firmememte convencida" de que la prohibición absoluta de la tortura es una de las "piedras angulares" del marco universal de los derechos humanos y recuerda que no puede alegarse ninguna circunstancia excepcional, sea cual sea, se trate de una guerra, de actos de terrorismo, inestabilidad política interna o cualquier otro estado de excepción, para justificarla.

Todos los Estados, añade la UE, tienen el deber de garantizar que nadie corre el riesgo de ser sometido a tales prácticas y tienen que llevar a cabo investigaciones "independientes y eficaces" sobre todas las alegaciones de torturas y malos tratos, reparar a las víctimas, perseguir a los autores de estos actos y velar para que tales delitos no se produzcan.

Los 27 reafirman, en este sentido, su condena frente a cualquier medida que legalice o autorice la tortura y los malos tratos y piden a todos los países apoyar los derechos fundamentales e impedir estas prácticas. En este sentido, se invita a los Estados que todavía no forman parte de la Convención internacional contra la tortura a adherirse a ella cuanto antes.

Finalmente, la UE expresa su apoyo al papel jugado por Naciones Unidas en esta lucha y a las personas que han sido víctimas de esta lacra. "Es esencial que el conjunto de los Estados cooperen de buena fe con el relator especial de la ONU sobre la tortura y otros mecanismos de control internacional", sostiene la UE, que se compromete a colaborar con todas las partes interesadas para erradicar la tortura del mundo.