Tres supuestos milicianos bahreiníes mueren en el mar al tratar de huir del país y llegar a Irán

Foto de archivo de una manifestación por el triunfo de la Revolución Islámica
REUTERS / RAHEB HOMAVANDI
Publicado 22/02/2018 15:05:10CET

DUBAI, 22 Feb. (Reuters/EP) -

Tres supuestos milicianos bahreiníes acusados de terrorismo han muerto este mes en extrañas circunstancias en el océano y otro está desaparecido después de haber intentado teóricamente huir del país en una pequeña embarcación dirigida a Irán, según ha denunciado un grupo de activistas de su pueblo natal.

El grupo, Jóvenes de Karbabad, les ha aclamado como "guerreros santos" y ha insistido en que "perecieron como mártires el pasado 7 de febrero en un hundimiento en las aguas regionales de Irán en extrañas circunstancias que permanecen sin ser esclarecidas".

El suceso pone el foco sobre la supuesta relación entre la pequeña rama armada de la oposición chií del país e Irán, al que las autoridades bahreiníes han acusado de haber fomentado los ataques contra su Policía durante años.

Un miembro de las fuerzas del orden bahreiníes ha negado que las autoridades hayan tenido algún tipo de participación en el suceso y ha destacado que "este es el último incidente de una larga serie en la que fugitivos que se enfrentan a graves cargos de terrorismo tratan de huir a Irán, coordinándose con las autoridades de Teherán y otros exiliados allí".

Teherán ha negado en anteriores ocasiones que apoye a los milicianos bahreiníes. Bahréin está gobernado por una monarquía suní que lleva persiguiendo lo que percibe como amenazas desde que aplastó con la ayuda de otros países del Golfo las protestas de 2011 de la población, de mayoría chií, en el marco de la Primavera Árabe.

Bahréin ha eliminado a los principales partidos de la oposición, ha encarcelado a disidentes prominentes o les ha quitado la ciudadanía y ha sometido al líder espiritual chií a lo que es un arresto domiciliario de facto.

Según el informe de seguridad de Bahréin sobre el suceso al que Reuters ha tenido acceso, todos los desaparecidos habían sido condenados in absentia por atacar a la Policía y por participar en protestas. Los cuatro estaban en busca y captura. Uno de ellos, Maytham Ali Ibrahim, había sido acusado de haber matado a un agente con una bomba incendiaria el pasado abril.

HUÍDA A IRÁN

Dada la presión que ejercen las autoridades, muchos activistas, clérigos y algunos milicianos han optado por emigrar a Irán y a otros países en los últimos años. De hecho, varios milicianos, entre ellos un comandante, murieron en una redada en Bahréin en 2017, cuando se dirigían a Irán en una lancha motora después de fugarse de la cárcel, aunque tres sobrevivieron y consiguieron llegar al país chií.

Este martes se celebró una vigilia para honrar a los cuatro milicianos muertos este mes en el mar en la ciudad de Qom, cercana a Teherán y considerada sagrada por los chiíes.

En ella, se expuso una declaración grabada del jeque Abdulá al Duqaq, líder bahreiní exiliado, en la que este decía que habían estado al tanto de que los supuestos milicianos habían salido de Bahréin, que "las autoridades iraníes les estaban buscando desde el primer momento" y que la Guardia Costera iraní no había tenido ningún papel en sus muertes.