Un tribunal de Bahréin ratifica la condena a dos años de cárcel al destacado activista Nabil Rayab

Nabeel Rajab
REUTERS / DENIS BALIBOUSE
Publicado 16/01/2018 2:13:44CET

MADRID, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un tribunal de Bahréin ha ratificado este lunes la condena a dos años de cárcel al destacado activista Nabil Rayab por "difundir noticias falsas y rumores" en varias entrevistas televisivas que concedió entre 2014 y 2016.

Rayab, presidente del Centro de Bahréin por los Derechos Humanos (BCHR), fue sentenciado en julio de 2017 por un tribunal de primera instancia, y la condena fue ratificada por un tribunal de apelaciones en noviembre. Este lunes se ha pronunciado el Tribunal de Casación.

El tribunal ha aplazado hasta el 21 de febrero un segundo caso contra él por comentarios en la red social Twitter criticando a la coalición internacional que encabeza Arabia Saudí en Yemen, por el que se expone a una pena de hasta 15 años de cárcel.

El BCHR ha expresado su preocupación "por la seguridad y bienestar" de Rayab, recalcando que "las autoridades deben liberarle inmediatamente, retirar los cargos contra él e investigar los posibles malos tratos que ha sufrido durante su detención".

Por su parte, el Instituto de Bahréin por los Derechos y la Democracia (BIRD) ha señalado que el fallo "es una bofetada en la cara de la libertad de expresión", agregando que "ilustra de forma trágica la corrupción del sistema judicial".

"Los gobernantes de Bahréin temen a la verdad, y el veredicto avergüenza su historial represivo. Los gobernantes de Bahréin se han visto reforzados por el apoyo incondicional de sus aliados occidentales en Estados Unidos y Reino Unido", ha lamentado el director de Asesoría Legal del BIRD, Ahmed Alwadaei.

Las autoridades bahreiníes imputaron a Rayab cargos por "participar en programas de televisión (...) para difundir noticias, informaciones y rumores falsos y sesgados que dañan el prestigio y la postura del reino y debilitan la confianza en él".

Así, sostuvieron que el objetivo de Rayab era "incitar la antipatía y la rebelión ante el sistema en vigor" e "incitar las divisiones sociales para provocar disturbios sociales".

En las citadas entrevistas, Rayab se refirió a la prohibición de las autoridades a la entrada al país a determinados medios de comunicación y periodistas que querían cubrir la represión de las protestas antigubernamentales de los últimos años.

Rayab es uno de los activistas más conocidos en el mundo árabe y fue uno de los principales símbolos de las protestas en 2011 a favor la democratización del país, liderada por la mayoría chií y que contó con la participación de sectores liberales de la comunidad suní.

El país atraviesa un momento de gran tensión, en medio del aumento de la represión contra la oposición por parte de las autoridades, entre ellas la suspensión de partidos opositores y la condena contra líderes de la oposición y activistas.

Bahréin, aliado de Estados Unidos y las monarquías del Golfo, ha reprimido violentamente las protestas prodemocráticas de 2011. En dicho contexto, impuso la Ley de Seguridad Nacional en marzo de ese año, lo que conllevó la entrada de tropas saudíes y emiratíes en el país para aplastar las protestas.

La oposición ha denunciado en reiteradas ocasiones las medidas violentas utilizadas por las fuerzas de seguridad y ha afirmado que han fallecido más de cien personas desde el inicio de las protestas, la mayoría de ellas por inhalación de gases lacrimógenos y atropellos de vehículos policiales.

Desde el inicio de las manifestaciones, cientos de personas han sido condenadas a penas de cárcel por su presunta pertenencia a organizaciones terroristas, así como por participar en manifestaciones o disturbios.