Un tribunal británico autoriza la deportación del clérigo radical Abú Qatada a Jordania

Manifestación Contra El Clérigo Radical Islamista Abu Qatada En Reino Unido
REUTERS
Actualizado 20/05/2013 20:22:49 CET

LONDRES, 20 May. (Reuters/EP) -

Un tribunal británico ha autorizado este lunes la deportación del clérigo radical Abú Qatada a Jordania, donde será juzgado por cargos de terrorismo, y ha rechazado su puesta en libertad bajo fianza hasta que sea trasladado, por considerar que existe riesgo de fuga.

La deportación de Abú Qatada, que el Gobierno británico lleva intentando realizar desde hace ocho años, tendrá lugar en las próximas semanas, cuando Jordania ratifique un nuevo tratado con Reino Unido, según consta en los documentos del proceso judicial al clérigo radical.

El Gobierno británico mantiene que Qatada, que está acusado de difundir ideas radicales que inspiraron los atentados terroristas perpetrados el 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, representa una amenaza para su seguridad nacional aunque nunca ha sido acusado de ningún delito en Reino Unido.

Los tribunales británicos han paralizado en varias ocasiones el proceso de deportación del clérigo argumentando que un juicio en Jordania podría basarse en pruebas obtenidas mediante torturas. El pasado mes de abril, el Gobierno británico anunció que había firmado un nuevo tratado con Jordania para poder deportar a Qatada.

"Hay una posibilidad para que el tratado entre en vigor (...) Eso eleva la posibilidad de su absolución en lo relacionado con lo que nosotros estimamos que son cargos manipulados", ha afirmado Danny Friedman, abogado de Qatada, en la vista para decidir sobre su fianza.

Friedman ha subrayado que no hay riesgo de fuga en el caso de Qatada porque, tras la firma del tratado entre Reino Unido y Jordania, lo "más seguro" para él y su familia es que regresen a Jordania para afrontar su juicio.

Jordania condenó en rebeldía (en ausencia) a Abú Qatada por incitar a los milicianos islamistas que planearon perpetrar dos atentados con bomba en 1999 y 2000, aunque, posteriormente, acordó con Reino Unido que se repitiera el juicio.

Desde 2001, el clérigo radical ha estado dentro y fuera de prisión en Reino Unido y, en los últimos años, ha estado viviendo sometido a un estricto régimen de libertad vigilada que le impedía el uso de equipos de telecomunicaciones y le imponía un toque de queda durante 16 horas al día.

Jordano de origen palestino, Qatada volvió a ingresar en prisión en marzo de 2013 después de que la Policía encontrara 17 teléfonos móviles, tres dispositivos de memoria USB, cinco dispositivos digitales móviles y 55 CD y DVD regrabables en su domicilio.

El juez Stephen Irwin ha afirmado en la vista celebrada este lunes ante el Tribunal Especial de Inmigración que la puesta en libertad bajo fianza ha sido rechazada porque existía riesgo de fuga y porque el clérigo ya había incumplido los términos del régimen de libertad vigilada el pasado mes de marzo.

"Es muy inteligente, tiene una serie de contactos compasivos y comprensivos y el riesgo para la seguridad nacional sigue sin disminuir", ha afirmado el magistrado. En representación del Gobierno británico, el abogado Robin Tam ha recordado que el tribunal definió a Qatada como "un individuo verdaderamente peligroso" y ha subrayado que no hay ningún motivo para pensar que el clérigo radical ha dejado de ser un riesgo para Reino Unido.

Tam se ha apoyado en una declaración del embajador de Reino Unido en Jordania para subrayar que el tratado entre ambos países garantiza que Qatada será sometido a juicio justo "en cuestión de semanas". Tam ha explicado al tribunal que uno de los USB encontrados en la habitación del hijo mayor del clérigo contenía "documentos yihadistas", incluido un vídeo elaborado por "la filial de medios de Al Qaeda".

El abogado que representa al Estado británico ha asegurado que en el registro se encontraron 5.000 libras esterlinas en efectivo (unos 5.900 euros), una cantidad que podría haber sido empleada en el caso de que el clérigo hubiera querido fugarse para evitar su deportación.

Friedman ha afirmado que los dispositivos de memoria USB encontrados en el domicilio del clérigo eran de sus cuatro hijos y que el dinero correspondía al pago de las tasas de las matrículas escolares de sus hijas. "Ha estado privado de libertad más tiempo que cualquier otra persona no condenada en la historia reciente de Reino Unido", ha concluido.