El Tribunal Federal Supremo deberá pronunciarse sobre qué coalición cuenta con más apoyos en el Parlamento de Irak

Sesión del Parlamento de Irak
REUTERS / STRINGER .
Actualizado 04/09/2018 13:43:46 CET

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Federal Supremo de Irak tendrá que pronunciarse sobre la disputa existente en torno a la proclamación de dos coaliciones parlamentarias que contarían con la mayoría de los escaños, después de que la primera sesión del organismo se cerrara sin una votación al respecto.

El bloque encabezado por Sayirun --la formación más votada, liderada por el clérigo chií Muqtada al Sadr-- ha asegurado que cuenta con un total de 187 de los 329 escaños tras lograr el respaldo del partido del actual primer ministro, Haider al Abadi.

También forman parte de la alianza el bloque del vicepresidente Ayad Alaui, el del religioso chií Ammar al Hakim y varios diputados suníes y de las minorías turcomana, yazidí, mandea y cristiana.

Sin embargo, el grupo rival liderado por el comandante miliciano Hadi al Ameri y por el antiguo primer ministro Nuri al Maliki anunciaron la formación de su propia alianza y recalcaron que ésta contaría con el mayor respaldo en el Parlamento, toda vez que habría logrado la deserción de algunos miembros de la otra coalición.

Al Ameri y Al Maliki resaltaron en una rueda de prensa conjunta celebrada a última hora del domingo que su coalición cuenta con 145 escaños, y durante la jornada del lunes el propio ex primer ministro dijo contar con "firmas" de los parlamentarios que le respaldan.

Debido a la falta de acuerdo en torno al reconocimiento del reparto de los escaños la sesión fue suspendida y se ordenó al Tribunal Supremo Federal que se pronuncie sobre cuál es la que cuenta con más apoyos.

La disputa gira en torno al argumento de Al Sadr de que le basta el compromiso de los líderes de las formaciones integradas en su coalición para contar con el apoyo del bloque, mientras que Al Maliki argumenta tener las firmas individuales de algunos miembros de esos mismos partidos prestándole su respaldo, haciendo así cada uno una interpretación diferente del artículo 76 de la Constitución iraquí.

Las sesiones han quedado así aplazadas hasta que haya un fallo, que debe llegar en 15 días y permitiría al principal bloque parlamentario proceder a la formación de gobierno, según ha recogido el diario iraquí 'Al Zaman'.

De hecho, el Parlamento ha decidido aplazar sus sesiones hasta el 15 de septiembre, según ha informado la cadena de televisión estatal, después de una sesión de emergencia celebrada a tal fin.

El parlamentario Haidar al Fauadi ha concretado que la fecha ha sido pactada por las fuerzas políticas "para dar una oportunidad al proceso político de cara a la elección del presidente del Parlamento y sus subalternos y permitir al principal bloque parlamentario formar gobierno".

El nuevo Parlamento iraquí, surgido de las elecciones de mayo, previsiblemente elegirá al nuevo presidente de la Cámara y comenzará el proceso de formación del nuevo Ejecutivo en un plazo de 90 días. Asimismo, elegirá al presidente del país, que deberá ser miembro de la comunidad kurda.

LAS ELECCIONES DE MAYO

Los iraquíes celebraron en mayo sus primeros comicios desde la confirmación de la derrota militar del grupo terrorista Estado Islámico, pero las disputas en torno al recuento retrasaron el anuncio de los resultados definitivos hasta el 19 de agosto.

El bloque de Al Sadr --en el que está integrado el Partido Comunista-- se impuso con 54 escaños, mientras que el de Al Ameri, compuesto por grupos paramilitares chiíes, obtuvo 48 escaños. El bloque de Al Abadi se hizo con 42 y el de Al Maliki, que quedó en quinta posición, obtuvo 25 escaños.

La incertidumbre sobre la composición del nuevo gobierno ha provocado un aumento de la tensión en el marco de un clima de impaciencia a nivel nacional en relación con la falta de servicios básicos, la alta tasa de desempleo y el lento proceso de reconstrucción tras la guerra contra los yihadistas.

Desde que se produjo la caída del antiguo régimen del dictador iraquí Sadam Husein, el poder en Irak se ha visto dividido entre los tres grupos étnicos más grandes del país. Actualmente, el primer ministro saliente es árabe chií, el presidente, Fuad Masum, kurdo, y el presidente del Parlamento, Salim al Yaburi, árabe suní.

Ninguna de las dos alianzas incluye a los dos principales partidos kurdos, lo que les vuelve a situar en el papel clave que históricamente han desempeñado, ya que sus 43 escaños en total darán una ventaja clave al bloque que opten por apoyar.

Contador