El Tribunal Supremo de Kenia condena por desacato al ministro de Interior y al jefe de la Policía

Publicado 28/03/2018 18:27:25CET

MADRID, 28 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Supremo de Kenia ha condenado este miércoles por desacato al ministro de Interior, Fred Matiangi, y al inspector general de la Policía, Joseph Boinnet, por su negativa a obedecer su orden de liberación del abogado opositor Miguna Miguna.

La Policía ha decidido durante la jornada mantener detenido a Miguna a pesar de que el Supremo le ordenó expresamente que lo trasladara hasta su sede, donde podría decidir su puesta en libertad.

Ante la situación, el juez del Supremo George Odunga ha anunciado que Matiangi, Boinnet, y el responsable de los Servicios de Inmigración, Gordon Kihalangwa, han sido condenados por desacato.

Asimismo, ha ordenado que todos ellos comparezcan ante el tribunal durante la jornada del jueves para escuchar la sentencia, según ha recogido el diario keniano 'The Star'.

"Las órdenes de los tribunales no están sujetas a la interpretación del Ejecutivo. Las leyes no permanecen en silencio. Pueden ser cambiadas, pero hablan el mismo lenguaje", ha resaltado.

"Los tribunales no están guiados por ministros o la popularidad política, están guiadas únicamente por las leyes. Las órdenes de los tribunales deben ser obedecidas", ha remachado.

La disputa sobre Miguna forma parte de un enfrentamiento mayor que mantiene el Gobierno con el poder judicial y podría pasar factura a las relaciones entre el presidente del país, Uhuru Kenyatta, y el líder opositor, Raila Odinga, que se han comprometido a acercar posiciones para que el país avance.

Odinga y Kenyatta anunciaron el 9 de marzo que dejarían de lado años de divergencias y que trabajarían juntos para intentar unir al país y poner fin a la división política y étnica causada por las elecciones presidenciales, que se saldaron con disturbios que acabaron con la vida de más de 100 personas.

El sorprendente anuncio de los dos líderes kenianos, el presidente y Odinga, ha supuesto el inicio de una nueva etapa en Kenia, un país que tiene la economía más próspera de África oriental.

Las autoridades kenianas decidieron en febrero deportar a Miguna con el argumento de que le habían retirado su ciudadanía keniana. Además, fue procesado por traición por el papel que tuvo en la toma de posesión simbólica que celebró Raila Odinga en Nairobi en enero ante miles de seguidores.

Este lunes, la Policía detuvo a Miguna en el principal aeropuerto de la capital cuando regresaba después de que un tribunal sentenciara que se debía permitir su regreso a Kenia.

El tribunal ordenó a Miguna, al ministro del Interior y al jefe de Policía que comparecieran en su sede, alguno que ninguno de ellos ha hecho, ya sea por voluntad propia o por imposibilidad al estar retenido por las autoridades.