Tropas malienses y burkinesas se despliegan en Ber tras el rebrote de las tensiones entre árabes y tuareg

Actualizado 07/05/2013 4:39:42 CET

MADRID, 7 May. (EUROPA PRESS) -

Tropas malienses y burkinesas se han desplegado este lunes en la localidad maliense de Ber apenas un día después de que el Movimiento Árabe del Azawad (MAA) atacara el domingo la ciudad, en lo que supuso un rebrote de las tensiones entre las comunidades árabe y tuareg en el norte del país.

El comandante de las fuerzas burkinabesas que integran la Misión Internacional de Apoyo a Malí (MISMA) en la localidad de Tombuctú ha indicado en declaraciones concedidas a la emisora Radio France Internationale que "los soldados permanecerán (en Ber) para salvaguardar el orden".

Por su parte, el jefe del MAA, Maulud Ramadan, ha afirmado que no controla a algunos de sus grupos. "Hemos contactado con nuestros hombres en las fronteras con Argelia y Mauritania, pero no han respondido a nuestros llamamientos. Quieren recuperar por sí mismos lo que perdieron en In Jalil", ha agregado.

En base a las primeras informaciones, el ataque del MAA en Ber fue un intento por parte de los integrantes del grupo de recuperar los bienes que supuestamente les arrebataron los miembros del Movimiento Nacional de Liberación del Azawad (MNLA) en dicha ciudad.

Durante el ataque, los combatientes del MAA se desplazaron por toda la ciudad en varios vehículos y, en el marco de sus registros, saquearon locales comerciales y viviendas, sin atacar a nadie.

Este movimiento armado, surgido en 2012 en la región de Tombuctú tras el golpe de Estado contra el expresidente Amadou Toumani Touré, aboga por la defensa de los intereses de la comunidad árabe de la región.

En un principio, se creó bajo el nombre de Frente Nacional de Liberación del Azawad (FNLA), pero tras ser expulsado de Tombuctú por el MNLA y la milicia tuareg islamista Ansar Dine modificó su nombre. El grupo afirma tener en sus filas a unos 500 hombres, mientras que sus jefes militares son desertores del Ejército maliense.

A pesar de ser un movimiento laico como el MNLA, el MAA ha denunciado que el Gobierno francés mantenga relaciones cordiales con éste último, si bien la extensión de las mismas hasta ahora no está clara. Asimismo, el la formación armada afirma que los intereses comerciales de la comunidad árabe están siendo boicoteados por el grupo tuareg.

CREACIÓN DE UN NUEVO ORGANISMO

Este mismo lunes ha sido instaurado en la región el Alto Consejo del Azawad, compuesto por notables tuareg, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

El consejo se ha presentado como un movimiento pacífico que se opone a la partición territorial de Malí y que denuncia las actividades terroristas en la región. A la cabeza del mismo ha sido nombrado Mohamed ag Intalla, diputado de la localidad de Kidal.

En sus primeras declaraciones, el organismo ha invitado al MNLA y al Movimiento Islámico del Azawad (MIA), los dos principales movimientos tuareg en Kidal, a integrarse en su estructura.

CONTEXTO POLÍTICO

En abril de 2012, el MNLA arrebató todo el norte de Malí, de mayoría tuareg, a las tropas gubernamentales en una rebelión cuyo fin último era la independencia, pero la revuelta fue enseguida secuestrada por tres grupos islamistas: el Movimiento por la Unidad de la Yihad en África Occidental (MUYAO), Ansar Dine y Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Desde entonces, los islamistas implantaron la 'sharia' (ley islámica) en las ciudades de Tombuctú, Kidal y Gao y destruyeron templos históricos en los que, según su criterio, se ejercía la idolatría.

A pesar de la declaración de independencia formulada entonces por el MNLA, apenas días después de que un golpe de Estado militar derrocara al Gobierno central, ni Malí ni la comunidad internacional reconocieron el paso dado por el grupo tuareg. Los tuareg han protagonizado varios levantamientos para conseguir que se reconozca la autonomía de dicho pueblo o la creación de un país propio en la región.

Entre 1990 y 1996, los tuareg combatieron contra Malí y Níger en una revuelta instigada por una grave hambruna en la región, la dura represión contra los derechos políticos de esta población y la crisis de refugiados derivada de la debilidad política de ambos países durante la década de los ochenta.

Más recientemente, los tuareg volvieron a tomar las armas entre 2007 y 2009 a causa de la lenta e insatisfactoria desmovilización e integración de los rebeldes en la vida civil y las Fuerzas Armadas. En el proceso, varios políticos tuareg fueron destituidos de sus cargos y algunos terminaron en la cárcel.

A principios de enero, estos grupos islamistas comenzaron a avanzar hacia la línea de demarcación en la región de Mopti, mientras que varias unidades de los grupos 'yihadistas' presentes en la zona se desplegaron al sur de Tombuctú, ciudad que ya está bajo control del Gobierno central gracias a la operación militar lanzada con el respaldo de París.

La operación francesa comenzó el pasado 11 de enero, cuando el presidente del país europeo, François Hollande, anunció que su Gobierno atendería la petición de ayuda militar formulada por las autoridades malienses, ante la ofensiva lanzada por los islamistas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies