Trump afea a los aliados que no pagan "lo que deben" en defensa desde hace años

Donald Trump y Jens Stoltenberg
JONATHAN ERNST/REUTERS
Actualizado 25/05/2017 19:14:26 CET

Los aliados inauguran la nueva sede de la OTAN

BRUSELAS, 25 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente estadounidense, Donald Trump, ha afeado a los aliados que "no están pagando lo que deben pagar y deberían estar pagando por su defensa", algo que "no es justo" para el contribuyente estadounidense.

En este sentido, les ha dejado claro que deben "compensar por los muchos años perdidos" y que destinar el 2 por ciento del PIB nacional a defensa "es el mínimo exigible".

"Los miembros de la OTAN deben contribuir por fin su cuota justa y cumplir sus obligaciones financieras. Pero 23 de 28 miembros de la OTAN todavía no están pagando lo que deben y deberían estar pagando por su defensa", ha avisado Trump a sus homólogos en la Alianza durante la ceremonia de inauguración de un memorial del atentado del 11-S contra las Torres Gemelas.

Trump ha dejado claro que "muchas de estas naciones deben enormes cantidades de dinero por años pasados y no han pagado" y ha insistido en que "no es justo" que Estados Unidos ha gastado más en defensa en los últimos ocho años "que todos los otros países de la OTAN juntos".

"Tenemos que compensar por los muchos años perdidos. El 2% es el mínimo exigible para confrontar las amenazas muy reales" del terrorismo, ha avisado el mandatario, que ha argumentado que con "estos impagos crónicos y el aumento de las amenazas, incluso el 2 por ciento del PIB es insuficiente".

Trump ha afeado que si todos los países de la OTAN hubieran destinado el 2% de su PIB a defensa habría otros 190.000 millones de dólares para la "defensa colectiva y financiar reservas adicionales para la OTAN" y "la OTAN sería todavía más fuerte de lo que es hoy, especialmente frente a la amenaza del terrorismo".

El mandatario ha arrancado su intervención pidiendo a los líderes "un minuto de silencio" para recordar a las víctimas del ataque "salvaje" del lunes en Mánchester, que se ha cobrado la vida de "muchas vidas preciosas" y ha sido "un ataque bárbaro y vicioso contra nuestra civilización". "Todas las personas que defienden la vida deben unirse, exponer y eliminar a estos asesinos e extremistas", ha reclamado.

"Hay que parar a los terroristas", ha avisado Trump, que les ha calificado de "perdedores". "Sí perdedores", ha remachado, insistiendo en la necesidad de "expulsarles" de las sociedades occidentales y "nunca más dejarles entrar" tras quedarse de que "en muchos casos no sabemos quiénes son".

"Tenemos que ser duros, fuertes, tenemos que permanecer vigilantes", ha dicho, recordando que los aliados respondieron "rápido y decididamente invocando por primera vez el artículo 5" de defensa colectiva en respuesta a las "casi 3.000 personas que fueron asesinadas brutalmente el 11 de septiembre de 2011".

"El reciente ataque en Mánchester demuestra la profundidad del mal al que nos enfrentamos con el terrorismo", ha remachado. Por ello, ha reclamado que "la OTAN del fututo" debe centrarse "más" en combatir "el terrorismo y la inmigración" en el flanco sur, pero también "la amenaza de Rusia" en el este.

LA NUEVA SEDE

En esta ceremonia, que ha servido también para inaugurar un fragmento del Muro de Berlín y la nueva sede de la OTAN, también intervino la canciller alemana, Angela Merkel, para defender la relevancia de la Alianza Atlántica para preservar la libertad y las sociedades abiertas y ha recordado la contribución de la organización para la reunificación de Alemania tras la caída del Muro de Berlín.

"Nuestra Alianza está unida sobre la importancia de cooperar, de insistir en la libertad", ha defendido Merkel, que ha insistido en el convencimiento de los aliados de que "no es el aislamiento y la construcción de muros lo que nos hace tener éxito, sino sociedades abiertas, que comparten los mismos valores".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado que los fragmentos de la Torre Gemela Norte y del Muro de Berlín en la nueva sede de la OTAN recordarán a los aliados "que la libertad nunca podrá ser derrotada" y "que la OTAN siempre defenderá los valores en los que se fundó la Alianza".

"El memorial del 11-S y del artículo 5 será un recordatorio diario de que nuestro vínculo es vital y hoy nos comprometeremos a hacer más en nuestra lucha común contra el terrorismo", ha dicho Stoltenberg.

Respecto a la nueva sede de la Alianza Atlántica, Stoltenberg ha defendido que "será un emblema de una Alianza fuerte, adaptable". "Es un cuartel general del siglo 21 para una OTAN del siglo 21", ha dicho, defendiendo que "la OTAN es la Alianza más exitosa en la historia por la valentía increíble de los hombres y mujeres de nuestras fuerzas armadas y porque estamos unidos", ha dicho.

"La nueva sede de la OTAN será el punto de referencia futuro de la OTAN. Un edificio moderno es una referencia al futuro", ha dicho Merkel, minutos después de que Trump haya admitido que no ha querido preguntar lo que ha costado la sede. "Rechazado preguntarlo, pero es preciosa", ha dicho el mandatario estadounidense.

LOS VALORES QUE DEFIENDE LA OTAN "NO ESTÁN OBSOLETOS"

"Todos estamos de acuerdo en que tenemos que seguir adoptándonos para mantener a nuestras poblaciones seguras", ha dicho primer ministro belga, Charles Michel, que ha avisado de que la seguridad de los ciudadanos es lo primero. "Pero sólo podemos tener éxito si trabajamos juntos", ha dicho, al tiempo que ha defendido que la OTAN necesitaba "más que nunca" su nueva sede, "un nuevo hogar" para mostrar la determinación necesaria.

Después de que Trump calificara de "obsoleta" a la OTAN por no hacer lo suficiente contra el terrorismo, el primer ministro belga ha dejado claro que los valores que defienden la OTAN de libertad y democracia "no están obsoletos".

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, también ha dejado claro que "la OTAN sigue siendo esencial en la actualidad para mantener la paz y la seguridad global", ha asegurado, al tiempo que ha subrayado la importancia de cooperar en el intercambio de inteligencia para impedir atentados.

El primer ministro estonio, Jüri Rata, ha defendido que "la OTAN es una piedra angular de la seguridad trasatlántica muy fuerte". "Confío en que bajo el liderazgo constructivo del presidente Trump, la OTAN continúe teniendo un papel clave en la seguridad y defensa trasatlántica", ha dicho a su llegada el estonio.

La nueva sede, que ha costado 1.100 millones de euros, incluido un sobrecoste de 120 millones y ha acumulado dos años de retrasos en la entrega del proyecto, inicialmente previsto para 2015, la han pagado los aliados con financiación común a partir de una fórmula de reparto de costes que tiene en cuenta varios factores, incluido el Producto Interior Bruto de cada país. Al margen, cada país ha tenido que costear las obras de sus oficinas para albergar a las delegaciones nacionales.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN decidieron en 1999 que la organización necesitaba una nueva sede para sustituir a la actual, que data de 1967 y fue concebida como sede temporal y muchos de sus módulos son estructuras prefabricadas, entre otros, porque los miembros de la Alianza Atlántica han pasado de 15, para los que estaba concebida la antigua sede, a 28. Pronto serán 29 con la entrada de Montenegro formal, prevista el próximo 5 de junio.

Apenas 260 personas trabajan hoy en la nueva sede, entre otros, porque los sistemas y redes de seguridad informáticas de mayor seguridad exigidos todavía no están funcionando. El traslado del grueso del personal comenzará a final de año.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies