Trump celebra que los iraníes "finalmente actúen contra un régimen brutal y corrupto"

Donald Trump
REUTERS / JIM BOURG
Publicado 02/01/2018 13:59:50CET

WASHINGTON, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha insistido este martes en celebrar "que el pueblo de Irán finalmente actúe contra un régimen brutal y corrupto", en alusión a las protestas que se han sucedido desde el pasado jueves en Teherán y otras grandes ciudades por la carestía de la vida.

"El pueblo de Irán finalmente está actuando contra un régimen brutal y corrupto", ha escrito en su cuenta oficial de Twitter, achacando estas protestas a que los iraníes "tienen poca comida, una gran inflación y no hay Derechos Humanos".

Trump ha aprovechado además para cargar contra la Administración de Barack Obama, que "le dio dinero tontamente a los terroristas". "Estados Unidos está vigilando" esta vez, ha advertido.

El magnate neoyorquino ya se pronunció el lunes con otro mensaje en el que afirmó que "la hora del cambio" ha llegado a Irán. "El gran pueblo iraní ha estado reprimido durante años. Tienen hambre de comida y libertad", escribió.

El portavoz del Ministerio de Exteriores de Irán, Bahram Ghasemi, ha pedido este martes a Trump que deje de interferir en los asuntos internos de la República Islámica y vuelva a la senda de "las buenas palabras" y "los buenos hechos" para ganarse el respeto de otros países, según informa la agencia de noticias Mehr.

Ghasemi ha criticado las "completamente contradictorias" declaraciones de Trump que, por un lado, llama a Irán "país terrorista" y, por otro, "usa la fachada de la compasión" hacia los iraníes. "Está dirigiéndose a esta nación culturalmente tan rica, con una civilización milenaria, con palabras ofensivas", ha reprochado.

Aunque "no es nada nuevo", Ghasemi ha asegurado que la comunidad iraní en todo el mundo responderá a los "insultos" de Trump. "Debería dedicarse a lidiar con los homicidios diarios de decenas de estadounidenses en tiroteos y con la existencia de millones de indigentes y gente hambrienta en su propio país", ha espetado.

Las manifestaciones comenzaron para exigir mejoras económicas pero rápidamente han adoptado un tono político y se han empezado a escuchar consignas en contra del estamento religioso que gobierna el país, incluido el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei. "Muerte al dictador", han gritado algunos manifestantes.

Más de una decena de personas han muerto y unas 450 han sido detenidas. Jamenei ha atribuido a los "enemigos de Irán" la ola de protestas antigubernamentales y el viceministro de Interior, Mohamad Hosein Zolfaqari, ha advertido de que "cada día que pase los detenidos en los disturbios se enfrentarán a penas más severas".