Trump matiza que solo quiere armar a "los mejores" profesores

Donald Trump recibe a víctimas del tiroteo de Parkland (Florida)
REUTERS / JONATHAN ERNST
Actualizado 22/02/2018 16:23:14 CET

WASHINGTON, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha matizado su propuesta de permitir que los profesores estén armados para impedir matanzas como la ocurrida el 14 de febrero en un instituto de Parkland (Florida) y ha asegurado que su plan es solo armar a "los mejores".

Trump recibió el miércoles en la Casa Blanca a supervivientes del último tiroteo, ante los cuales sugirió que, si algún profesor hubiese tenido acceso a armas, podría haber terminado el ataque "muy rápidamente". El mismo reconoció que "mucha gente" se opondría a esta posibilidad.

"Nunca hablé de dar armas a los profesores, como aseguran las 'fake news' CNN y NBC. Lo que dije fue examinar la posibilidad de dar pistolas ocultas a profesores expertos en armas con experiencia militar o de entrenamiento especial, solo a los mejores", ha aclarado Trump este jueves en Twitter.

Este colectivo, que sitúa en torno al 20 por ciento del personal docente, sería en su opinión "capaz de devolver los disparos inmediatamente si un enfermo salvaje llega a la escuela con malas intenciones". Además, considera que "serviría como disuasión a los cobardes" y sería menos costoso que desplegar agentes de seguridad.

Trump ha expuesto también que un tiroteo dura, de media, tres minutos, y que los primeros servicios de emergencia no llegan hasta pasados entre cinco y ocho minutos del primer aviso. Los profesores, ha añadido, "resolverían el problema instantáneamente, antes de que la Policía llegase".

El presidente norteamericano, que tan solo después del tiroteo de Parkland ha planteado la posibilidad de revisar la actual regulación, ha subrayado que "una escuela libre de armas es un imán para los malos".

Diecisiete personas perdieron la vida en el tiroteo perpetrado el 14 de febrero en el Instituto Marjory Stoneman Douglas, lo que le convierte en la segunda masacre con más víctimas en un centro público de Estados Unidos. El tirador, Nikolas Cruz, un antiguo alumno de 19 años, iba armado con un fusil semiautomático AR-15.

Trump ha centrado gran parte de sus mensajes tras el tiroteo en la salud mental del asesino y, de hecho, ha avanzado que su plan para mejorar la revisión de antecedentes hará "énfasis" en este aspecto. También estaría dispuesto a elevar la edad mínima de compra a los 21 y a prohibir la venta de los 'bump stocks', artilugios con los que las armas semiautomáticas pueden disparar como ametralladoras.