Trump ve a Hezbolá como una "amenaza" para toda la región

 

Trump ve a Hezbolá como una "amenaza" para toda la región

Contador
Actualizado 25/07/2017 23:39:35 CET

WASHINGTON, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha advertido este martes de los "desafíos" a los que tiene que hacer frente Líbano tanto a nivel interior como exterior y ha señalado especialmente la "amenaza" que representa el partido-milicia chií Hezbolá, no sólo para su país sino también para toda la región.

Trump ha recibido en la Casa Blanca al primer ministro libanés, Saad Hariri, junto a quien ha comparecido en rueda de prensa para defender la labor de su Ejército como garantía de seguridad. El mandatario norteamericano ha subrayado que su Gobierno está "orgulloso" de su ayuda a las fuerzas libanesas y ha confirmado la continuación de dicha asistencia.

Con esta ayuda, Trump quiere contribuir al fortalecimiento de las instituciones de Líbano frente a riesgos asociados a las actividades de grupos terroristas como Estado Islámico o Al Qaeda. Sin embargo, también ha apuntado que "las amenazas al pueblo libanés llegan desde dentro".

"Hezbolá es una amenaza para el Estado y el pueblo libaneses y para toda la región", ha dicho Trump, quien ha recriminado al partido-milicia sus amenazas a Israel y su papel en la guerra de Siria, donde combate del lado del régimen de Bashar al Assad. "Con el apoyo de Irán, está alentando la catástrofe humanitaria en Siria", ha apostillado.

El presidente de Estados Unidos ha advertido de que el Ejército libanés es el "único defensor" de los intereses de este país y ha señalado que Hezbolá sólo sirve a los dictados de su "patrocinador" Irán.

Hariri, más comedido que su interlocutor, ha aplaudido el liderazgo de Estados Unidos en el mundo y, en particular, la ayuda que brinda a Líbano para mantener la seguridad. Para el primer ministro libanés, Estados Unidos es "un modelo de moderación, diálogo, coexistencia y gobernanza democrática".

AL ASSAD

Trump también se ha referido durante la rueda de prensa al futuro de Al Assad en Siria para admitir que no es precisamente un "admirador". "Creo que lo que le ha hecho a su país y a la humanidad es horrible", ha agregado, para acto seguido defender que él no hará como su predecesor, Barack Obama, y dibujará "líneas rojas en la arena" para no cumplirlas.

El inquilino de la Casa Blanca ha recordado el ataque ordenado por su Administración contra la base militar siria desde la que supuestamente se organizó el ataque químico perpetrado el 4 de abril en la provincia siria de Idlib.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies