Amnistía denuncia que las fuerzas de seguridad tunecinas dispararon con fuego real contra los manifestantes

 

Amnistía denuncia que las fuerzas de seguridad tunecinas dispararon con fuego real contra los manifestantes

Actualizado 27/01/2011 16:22:47 CET

LONDRE, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

Amnistía Internacional (AI) denunció este jueves que las fuerzas de seguridad han hecho un uso "desproporcionado de la fuerza" e incluso han disparado con "fuego real" contra los manifestantes que desde hace semanas han tomado las calles de Túnez para protestar contra el régimen del derrocado presidente Zine el Abidine Ben Alí.

En un comunicado, la organización informó hoy de que ha recogido "nuevas evidencias sobre los métodos brutales utilizados por las fuerzas de seguridad para intentar sofocar las protestas antigubernamentales de las últimas semanas".

Un equipo de investigación de AI "que acaba de regresar de Túnez" comprobó que "las fuerzas de seguridad hicieron un uso desproporcionado de la fuerza para dispersar a los manifestantes y, en algunos casos, dispararon contra manifestantes y peatones en el momento en que huían", prosiguió.

Los testimonios de algunos médicos recogidos por el equipo de Amnistía revelan "que algunos manifestantes de Kasserine y Thala habían recibido disparos por la espalda, lo cual demuestra que estaban huyendo". Otras personas en Kasserine, Thala, Túnez y Regueb "murieron por disparos en pecho y cabeza, lo cual daría a entender que hubo un propósito deliberado de matarlos".

"Estas sorpredentes evidencias confirman que las fuerzas de seguridad utilizaron métodos letales para sofocar a los descontentos y para detener a los manifestantes", declaró el subdirector del Programa para Oriente Próximo y Norte de África de Amnistía Internacional, Hassiba Hadj Sahraoui. "El hecho de que algunos de los muertos estuvieran claramente huyendo revela un flagrante desprecio por las vidas humanas", prosiguió.

El equipo de AI ha comprobado que algunos manifestantes actuaron de forma violenta. No obstante, también ha demostrado que las fuerzas de seguridad utilizaron fuerza letal "cuando no era estrictamente necesario" y dispararon "gases lacrimógenos, balas de goma y fuego real" y golpearon con porras "incluso cuando los manifestantes actuaban de forma pacífica".

Algunos testigos aseguraron al equipo de Amnistía Internacional que algunos de los muertos "no representaban ninguna amenaza a las vidas de los miembros de las fuerzas de seguridad" y que algunas víctimas "ni siquiera participaban en las protestas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies