Turquía detiene a más de 100 supuestos miembros del PKK antes del festival kurdo de Nouruz

Foto de archivo de una manifestación kurda en Siria.
REUTERS / OMAR SANADIKI
Publicado 20/03/2018 17:21:38CET

ESTAMBUL, 20 Mar. (REUTERS/EP) -

Las autoridades turcas han detenido este martes a más de 100 supuestos milicianos kurdos ante la sospecha de que pudieran estar planeando manifestaciones ilegales o ataques en el festival de primavera de Nouruz, según la Policía y los medios nacionales.

El festival de Nouruz es la fiesta del Año Nuevo persa que coincide con el equinocio de primavera. El Nouruz es una festividad importante para los miembros de la minoría kurda en Turquía.

El Gobierno turco lleva persiguiendo al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) durante décadas en el sureste del país, un conflicto que se ha intensificado desde el colapso del alto al fuego en 2015. Durante el apogeo de la insurgencia del PKK en los años 90, las celebraciones del festival de Nouruz estaban marcadas por los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad.

La Policía de Estambul ha declarado este martes que han arrestado a 16 miembros de las juventudes del PKK ante la sospecha de que estaban planeando "manifestaciones sin autorización" y "ataques".

Otras once personas han sido detenidas en la capital del país, Ankara, por "organizar un ataque antes del Nouruz" y la Policía está buscando a 14 personas más, según la agencia de noticia Anatolia, que ha especificado que los arrestados son miembros del PKK.

En la provincia de Sirnak, en el sureste del país, las fuerzas del orden han detenido a 76 individuos por sus supuestos vínculos con el PKK, según una fuente de seguridad. Una pequeña formación política pro-kurda, el Partido Democrático de las Regiones, ha dicho que 27 personas, incluyendo uno de sus altos cargos, han sido arrestados en redadas en la provincia de Hatay, en el sur del país.

El festival de Nouruz se celebra en Irán, Turquía y en partes del centro de Asia. Anteriormente, se daba una escalada de la violencia cuando los milicianos del PKK han aprovechado este momento para salir de sus refugios en las montañas del norte de Irak.