El Ejército turco niega que EEUU facilitara información de Inteligencia en el bombardeo en Uludere

Actualizado 18/05/2012 3:56:27 CET

ESTAMBUL, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de Turquía ha desmentido este jueves las informaciones publicadas por el diario estadounidense 'The Washington Post' en las que apuntó que el Gobierno de Estados Unidos facilitó a las autoridades turcas la información de Inteligencia en la que se basó el ataque aéreo que acabó con la vida de 35 civiles en Uludere (este).

El Ejército turco aseguró que había efectuado un ataque aéreo en la frontera entre Irak y Turquía contra un grupo de milicianos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que intentaba entrar en el país para atentar contra las fuerzas de seguridad. Sin embargo, las investigaciones posteriores probaron que los fallecidos eran contrabandistas.

El diario estadounidense informó de que las autoridades estadounidenses notificaron a Turquía de que sus aviones no tripulados ('drones') habían "identificado hombres y animales" en dicha zona fronteriza. La localización, conocida como una ruta frecuentada por militantes del PKK, hizo que los funcionarios estadounidenses pasaran la información a sus homólogos turcos.

Los 'drones' estadounidenses abandonaron la zona tras enviar los movimientos de la caravana, dejando la opción de atacar en manos de las autoridades turcas, según una investigación interna del Departamento de Defensa. "Los turcos tomaron la decisión. No fue una decisión estadounidense", indicó un funcionario estadounidense.

Sin embargo, el Estado Mayor turco ha emitido un comunicado para desmentir estas informaciones y ha asegurado que los primeros datos de Inteligencia relacionados con el incidente fueron tomados por 'drones' turcos. Asimismo, ha manifestado que la información detallada había sido enviada a los organismos encargados de la investigación del suceso, según ha informado el diario turco 'Hurriyet'.

El Gobierno y el Parlamento turcos están llevando a cabo dos investigaciones independientes para esclarecer lo ocurrido y establecer quiénes son los responsables de la masacre de civiles.

En 2007, el Ejecutivo turco firmó un acuerdo con Estados Unidos para compartir información de Inteligencia respecto al PKK, abriendo la puerta a que las fuerzas de seguridad turcas pudieran monitorizar las actividades del grupo a través de fuentes de Inteligencia estadounidense.

SILENCIO DE EEUU

Por su parte, el portavoz del Pentágono, George Little, ha declinado hacer comentarios sobre las informaciones publicadas por 'The Washington Post'. "No voy a hacer comentarios sobre la Inteligencia compartida con nuestros aliados turcos, pero lo que puedo decir es que tenemos una relación duradera con Ankara", ha dicho, según ha informado la cadena estadounidense CNN.

"La importancia de hacer frente a los esfuerzos del PKK es fundamental, tal y como indicó (el secretario de Defensa, Leon) Panetta durante su viaje a Turquía, por lo que seguiremos trabajando con Turquía para hacer frente a éste y otros desafíos", ha apostillado Little.

El contrabando es una importante fuente de ingresos en las provincias fronterizas con Irak, en las que muchos habitantes participan en el comercio ilegal de combustible, cigarros u otros productos procedentes de las aldeas fronterizas iraquíes.

Aparte, el Ejército turco ha efectuado numerosas operaciones en la región contra los milicianos del PKK, un grupo calificado de terrorista por Ankara y que ha lanzado numerosos ataques desde sus bases en el Kurdistán iraquí.

Un informe publicado en abril por el Estado Mayor turco indicó que la información de Inteligencia que llevó a la operación vino de "fuentes nacionales", aunque no las especificó.