Turquía emite órdenes de arresto contra 155 supuestos gulenistas en nuevas operaciones policiales

Foto de archivo de un miembro de las fuerzas especiales turcas.
REUTERS / MURAD SEZER
Publicado 23/03/2018 14:24:45CET

ESTAMBUL, 23 Mar. (Reuters/EP) -

Las autoridades turcas han emitido órdenes de arresto contra 155 supuestos seguidores del clérigo Fetulá Gulen, al que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusa de haber estado detrás de la asonada militar de 2016.

Entre los acusados, hay 55 empleados de Isik Publications, una empresa editora que solía imprimir los libros de Gulen, según la Policía de Estambul. Las autoridades también han ordenado arrestar a 38 antiguos agentes a los que acusa de formar parte de la supuesta red del clérigo, según Anatolia. La agencia de noticias estatal ha señalado que 24 expolicías han sido detenidos.

Además, la Policía ha emitido órdenes de arresto contra 62 directivos de cinco sindicatos, de los que han sido detenidos 38, ha añadido Anatolia. Las agrupaciones eran parte de la Confederación Aksiyon Is, una asociación de sindicatos que fue clausurada por su presunta relación con la red del supuesto cerebro del intento de golpe de Estado de 2016.

Erdogan y Gulen eran aliados políticos hasta que la Policía y la Fiscalía, supuestos simpatizantes del clérigo, según el Gobierno turco, abrieron una investigación sobre corrupción en 2013 contra varios altos cargos del Ejecutivo.

Entonces, el mandatario turco acusó al clérigo de conspirar y erigir un estado paralelo para derrocar al Gobierno con ayuda de la Policía y de medios simpatizantes.

Más de 50.000 personas han sido encarceladas y más de 150.000 han sido cesadas o suspendidas de empleo y sueldo desde la intentona golpista.

La ONU ha urgido al Gobierno turco a que finalice el estado de Emergencia, que fue impuesto tras el golpe de Estado fallido y que ha sido extendido el seis ocasiones. La organización ha acusado a Ankara de haber llevado a cabo arrestos masivos, destituciones arbitrarias, castigos colectivos y torturas a los detenidos.

El Ministerio de Exteriores turco dijo que el informe de la ONU estaba repleto de alegaciones sin fundamento y comparó las críticas con la propaganda distribuida por grupos terroristas.

Las duras medidas impuestas tras la asonada militar también han sido criticadas por parte de los aliados occidentales de Turquía, que acusan a Erdogan de estar utilizando el golpe fallido como pretexto para perseguir a las voces críticas. Turquía dice que las medidas son necesarias para combatir las amenazas a la seguridad nacional.