Turquía investiga a 17 personas, entre ellas un exdirector de la CIA, por sus presuntos vínculos con Gulen

John Brennan.
REUTERS
Publicado 16/04/2017 2:44:09CET

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Estambul ha abierto una investigación contra 17 individuos, entre los que se encuentran varios políticos, burócratas y académicos estadounidenses, de los que se sospecha que forman parte del círculo cercano del influyente clérigo Fetulá Gulen, a quien Ankara culpa del intento de golpe de estado del pasado verano.

A los investigados, entre los que se encuentra el exdirector de la CIA John Brennan, se los acusa de intentar derrocar al Gobierno turco y la Constitución, y de ser miembros de la FETO --siglas de la Organización Terrorista Fetulenista, en la que las autoridades engloban a todos aquellos que sigan a Gulen--.

Además de Brennan, en la lista se encuentran también el senador por Nueva York Chuck Schummer; el exfiscal del distrito del Sur de Nueva York Preet Bharara; el presidente de la oficina de Control de Bienes en el Extranjero, David Cohen, y el director para el programa de Oriente Próximo del centro Wilson, Henri Barkey, según ha informado la agencia turca Anatolia.

La Fiscalía está investigando las reuniones a las que acudieron los días 15 y 17 de julio --la asonada golpista tuvo lugar el 15 de julio-- los investigados en Estambul, así como sus entradas al país y sus presuntos vínculos con miembros de FETO. También sus discursos públicos y los mensajes en redes sociales formarán parte de la investigación.

El Ministerio Público turco podría incluso solicitar a la Interpol que emita una 'notificación roja' contra los investigados.

Miles de personas han sido detenidas desde la intentona golpista por sus presuntos vínculos con Gulen, que reside en Estados Unidos. Ankara ya ha reclamado a Washington su extradición.

Gulen siempre ha negado cualquier vinculación con el golpe de Estado y ha reclamado al Gobierno de Ankara que permita una investigación internacional sobre lo sucedido.

Gulen y el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, eran aliados políticos hasta que la Policía y la Fiscalía, supuestos simpatizantes de Gulen, abrieron una investigación sobre corrupción en 2013.

Entonces, el mandatario turco acusó al clérigo de conspirar y erigir un Estado paralelo para derrocar al Gobierno con ayuda de la Policía y medios simpatizantes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies