Turquía pide cadena perpetua para un predicador estadounidense por su supuesta relación con el golpe fallido

Recep Tayyip Erdogan y  Rex Tillerson
REUTERS / HANDOUT . - Archivo
Publicado 13/03/2018 15:03:34CET

ANKARA, 13 Mar. (Reuters/EP) -

La Fiscalía turca ha solicitado cadena perpetua para un predicador estadounidense por su supuesta relación con el intento de golpe de Estado de 2016, según la agencia de noticias Dogan, lo que podría dar al traste con los recientes intentos por enmendar las relaciones bilaterales entre Washington y Ankara.

Estados Unidos cree que Andrew Brunson, que fue encarcelado en diciembre de 2016 y sigue pendiente de juicio, es uno de los estadounidenses que permanecen detenidos de manera injusta en Turquía. Brunson es un predicador de Carolina del Norte que ha vivido en Turquía durante 23 años y dirigía una iglesia, según una petición en Internet que insta a que sea excarcelado.

El fiscal turco ha acusado a Brunson de ser una figura importante dentro del grupo terrorista que el Gobierno turco culpa de la asonada militar, el círculo del clérigo musulmán Fetulá Gulen, según Dogan.

En 2017, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dio a entender que Brunson sería liberado si Washington extradita a Gulen. El secretario de Estado estadounidense saliente, Rex Tillerson, que ha sido destituido este martes, hizo un llamamiento a favor de la liberación del predicador durante una visita a Turquía en febrero.

"Seguimos manteniendo una gran preocupación sobre los procesos judiciales abiertos contra ciudadanos estadounidense que han sido arrestados durante el estado de emergencia", declaró Tillerson, haciendo referencia al estado de emergencia que ha estado impuesto en el país desde julio de 2016. "Pedimos a Turquía que libere al predicador Andrew Brunson y al resto de ciudadanos que creemos que han sido arrestados de manera injusta", añadió el exjefe de la diplomacia estadounidense.

Estados Unidos y Turquía han chocado en varios temas, como la extradición de Gulen o el apoyo de Estados Unidos a las milicias kurdas en Siria --las Unidades de Protección Popular (YPG)--, un grupo que Turquía considera como terrorista. Tras la visita de Tillerson, los dos países formaron grupos de trabajo conjunto para reparar las relaciones entre ambos Gobiernos.