Turquía pide a Suecia que extradite al ex líder del partido kurdo sirio PYD Salé Muslim

Salé Muslim, líder del PYD
PHILLIPE WOJAZER/REUTERS - Archivo
Publicado 08/03/2018 12:13:27CET

ANKARA, 8 Mar. (Reuters/EP) -

El Gobierno de Turquía ha pedido a Suecia que arreste y extradite a Salé Muslim, el ex líder de la formación kurda siria Partido de la Unidad Democrática (PYD), durante su estancia en Estocolmo, según ha informado el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu.

La petición del Gobierno de Ankara es la tercera del mismo tipo que cursa esta semana, tras haber pedido sin éxito a República Checa y a Alemania que extraditaran a Muslim. Muslim fue detenido la semana pasada en Praga a petición de Turquía pero las autoridades checas finalmente decidieron no extraditarle. Posteriormente, Muslim viajó a Alemania para participar en una manifestación y ahora se habría trasladado a Suecia.

El Tribunal Supremo de Ankara condenó a Muslim por el atentado perpetrado en marzo de 2016 en la capital del país, que dejó 37 muertos y decenas de heridos, reclamando por ello su detención y extradición al país. Además, su nombre se encuentra en una lista del Ministerio del Interior de los "terroristas más buscados" del país. Las autoridades ofrecen 4 millones de liras turcas (850.450 euros) por su captura.

Turquía criticó duramente a las autoridades checas por liberar a Muslim, que acudió el pasado 3 de marzo a una manifestación convocada en la capital alemana, Berlín, contra la operación militar 'Rama de Olivo', llevada a cabo por las fuerzas turcas en la región siria de Afrin.

Durante las protestas, Muslim aseguró que creía en el sistema judicial europeo a pesar de las acciones llevadas a cabo por Turquía. "Creo en los jueces de Europa. El juego turco nunca funcionaría aquí. Ahora soy libre y lo seguiré siendo hasta que logremos una victoria en Siria y Afrin", aseveró.

El PYD es el principal partido político kurdo de Siria y por ello Turquía le vincula al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), contra el que el Estado turco lleva luchando décadas en el sureste del país, de mayoría kurda.