Tusk avisa a Cameron de que los valores fundamentales de la UE "no son negociables"

James Cameron, Donald Franciszek Tusk y  Jean-Claude Juncker,
REUTERS
Publicado 25/06/2015 16:11:53CET

El primer ministro británico presenta al resto de líderes de la UE sus planes sobre el referéndum

BRUSELAS, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha asegurado este jueves que los líderes europeos tendrán en cuenta las "preocupaciones" de Reino Unido de cara al referéndum sobre la pertenencia del país a la UE que se celebrará antes de finales de 2017, pero ha avisado al primer ministro británico, David Cameron, de que los valores fundamentales de la UE "no son negociables".

Por su parte, Cameron ha dicho que el Consejo Europeo de este jueves supone un "hito significativo" en las aspiraciones británicas de renegociar su relación con la UE como paso previo a la consulta.

"Hay algunas preocupaciones británicas que debemos considerar, pero sólo de una manera que sea segura para toda Europa. Hoy empezamos este proceso. No obstante, una cosa debería estar clara desde el principio: los valores fundamentales de la UE no están en venta y son no negociables", ha dicho Tusk en una breve declaración antes del inicio del Consejo Europeo.

Para Cameron, la cumbre es "un hito significativo en el proceso de decir que es correcto que Reino Unido tenga su renegociación y su referéndum para abordar las preocupaciones que los ciudadanos británicos tienen sobre Europa y para garantizar que los británicos tengan la última palabra sobre si seguimos en una Unión reformada".

En su primera ronda de contactos con los líderes europeos, Cameron se ha encontrado con una respuesta tibia a sus planes. Todos los Estados miembros están de acuerdo en que Londres debe seguir formando parte de la UE, pero muchos países cuestionan algunas de las propuestas del primer ministro británico, en particular la de limitar el acceso a los beneficios sociales a los ciudadanos comunitarios que van a vivir a Reino Unido.

Tampoco hay apetito entre los líderes europeos por una nueva reforma de los Tratados, que Cameron ve imprescindible para consagrar los cambios que reclama.

Londres pide además a sus socios que los parlamentos nacionales puedan unirse para vetar o modificar iniciativas legislativas de la Comisión; garantías para que Reino Unido no quede minorizado sistemáticamente en las votaciones por los países de la eurozona; y más medidas para aumentar la competitividad de la economía de la UE, con la firma de tratados comerciales como el que se negocia con Estados Unidos o la reducción de la burocracia.

Si logra las concesiones que reclama, Cameron ha anunciado que defenderá la permanencia de Reino Unido en la UE para el referéndum, que podría adelantarse a 2016 pero sólo si logra cerrar a tiempo un acuerdo con el resto de líderes europeos.