Tusk prefiere que la UE envíe un mensaje de "unidad" en Roma frente a una Europa de "varias velocidades"

 

Tusk prefiere que la UE envíe un mensaje de "unidad" en Roma frente a una Europa de "varias velocidades"

Donald Tusk
YVES HERMAN / REUTERS
Publicado 07/03/2017 17:49:45CET

BRUSELAS, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, prefiere que los líderes europeos envíen un mensaje de "unidad" en la cumbre del próximo 25 de marzo, en la que se celebrará el 60 aniversario del Tratado de Roma y se iniciará el debate sobre el futuro del club, frente a la opción de apostar por una UE a "varias velocidades".

La "convicción profunda" de Tusk, ha explicado este martes un alto funcionario europeo, es que "el mensaje clave de Roma debe ser un mensaje de unidad". "Si en efecto va a nacer un bebé en Roma, la UE a 27, el nombre del bebé debe ser más unidad que varias velocidades", han expresado las mismas fuentes.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho mantendrán este viernes una reunión a 27 para preparar la declaración que aprobarán en la cumbre de Roma y que servirá para iniciar el debate sobre el futuro del bloque comunitario una vez que Reino Unido ya no forme parte del club.

Así, el presidente del Consejo Europeo cree que el mensaje que se trasmita desde la capital italiana "debe ser el mensaje de que los 27 desean trabajar juntos mano a mano" y entiende que la opción de asumir una UE a "varias velocidades" es en realidad "una advertencia".

El debate entre los líderes europeos llega después de que la Comisión Europea haya planteado a las capitales cinco escenarios posibles para una futura UE a 27. Francia y Alemania ya han mostrado su predilección por la opción de una Europa abierta a distintas velocidades.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abrió este lunes en la puerta a este escenario defendido por París y Berlín, pero mostró sus preferencias por una apuesta por "más y mejor integración" de la UE en una comparecencia conjunta con con el presidente francés, François Hollande; la canciller alemana, Angela Merkel; y el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies