La UA pide una acción firme contra el incremento de la amenaza de los grupos islamistas armados en África

Actualizado 27/06/2014 6:32:00 CET

MALABO, 27 Jun. (Reuters/EP) -

La Unión Africana (UA) ha solicitado este jueves una acción firme contra el incremento de la amenaza de los grupos islamistas armados en África y se ha comprometido a mejorar las herramientas con las que cuenta para que los países africanos puedan hacer frente a los conflictos sin necesidad de interferencias extranjeras.

La UA aseguró el miércoles que hacia finales de 2015 la fuerza de paz que se discute desde hace más de una década tendrá "completa capacidad operativa", lo que evitará la intervención extranjera en los conflictos regionales.

El comisionado para Paz y Seguridad de la UA, Smail Chergui, anunció que cuatro de las cinco brigadas que compondrán la Fuerza Africana de Reserva (ASF, por sus siglas en inglés) están en un avanzado estado de preparación.

Las autoridades africanas se han mostrado escépticas ante la posibilidad real de crear una fuerza de paz de 5.000 efectivos para el próximo año, lo que les llevó a crear una fuerza de intervención rápida en 2013.

El retraso en la creación de la ASF ha obligado a los países de la región a solicitar la intervención de las tropas francesas y de Naciones Unidas para poner fin a los conflictos surgidos en los últimos años.

Así, durante la jornada del jueves, la presidenta de la UA, Nkosazana Dlamini-Zuma, ha afirmado que grupos como Boko Haram --que opera en Nigeria-- y Al Shabaab --cuyas operaciones se extienden entre Somalia y Kenia-- son una amenaza para todo el continente.

Por su parte, el presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, ha sostenido que "el continente hace frente a un desafío por las amenazas transfronterizas, con el terrorismo al frente". "Necesitamos fortalecer nuestra cooperación y alinear nuestras políticas nacionales para hacer frente (a la amenaza)", ha agregado.

La propia cumbre se ha visto afectada por un suceso relacionado con la actividad terrorista de estos grupos, después de que el presidente de Nigeria, Goodluck Jonathan, haya tenido que regresar un día antes a su país tras el atentado ejecutado el miércoles en los alrededores de un centro comercial de lujo de la capital, Abuya, que se saldó con 21 muertos y más de 50 heridos.

Aunque de momento ningún grupo armado ha reivindicado la autoría del ataque de Abuya, se sospecha de la secta islamista Boko Haram, que ya ha llevado a cabo atentados similares en el noreste de Nigeria, su zona de influencia.

La capital nigeriana se ha convertido en el escenario de varios atentados. En mayo, un coche bomba dejó al menos 15 muertos, mientras que un ataque contra una estación de autobús un mes antes dejó 75 fallecidos.