Los ciudadanos de Malí, Senegal y Gambia son los que más han llegado a España de forma ilegal en 2006

Actualizado 10/07/2006 9:37:50 CET

RABAT, 10 Jul. (Del enviado especial de EUROPA PRESS, Antonio Rodríguez) -

Los países subsaharianos de Malí, Senegal y Gambia son, por este orden, los principales puntos de origen de los inmigrantes ilegales que han llegado este año a las costas españolas por mar, según los datos facilitados por el Ejecutivo español en el período entre enero y mayo.

De acuerdo con estos datos, la relación de países de origen de los que proceden los inmigrantes llegados a la Península entre enero y mayo la encabeza Mali con 1.951 personas trasladadas desde Canarias, seguida de Senegal con una cifra de 1.117 'sin papeles'.

A continuación les siguen Gambia, con 922 personas transportadas desde el archipiélago canario; Costa de Marfil, con 662 indocumentados, Guinea-Bissau, país del que suman 344 los inmigrantes llegados a la Península; y Guinea Conakry, con un total de 316 personas. Aunque de forma mucho menos significativa, también han llegado a España inmigrantes de Mauritania, Liberia, Sierra Leona, Burkina Faso y Sudán.

En este sentido, las Fuerzas de Seguridad españolas desplegadas en Mauritania para hacer frente a la salida de 'cayucos' con inmigrantes ilegales rumbo a Canarias, prevén que este fenómeno se desplace masivamente a Senegal este mismo verano. La vigilancia policial en los más de 700 kilómetros de costa mauritana, fruto de la colaboración entre las autoridades de ese país y las españolas, y un estado de la mar propicio durante las próximas semanas constituyen las principales razones, según las fuentes del dispositivo español consultadas por Europa Press.

Las mafias que trafican con seres humanos ya son conscientes del riesgo que corren de ser interceptados al fletar las piraguas desde Nuadibú, la segunda ciudad mauritana. Por eso, en los últimos tres meses las Fuerzas de Seguridad españolas ya han detectado salidas desde Dakar y San Luis, puertos que cuentan con la infraestructura necesaria para ocultar esas salidas de piraguas con 'ilegales'. Estas embarcaciones detectadas iban ocupadas principalmente por ciudadanos senegaleses, que no tienen así que desplazarse al país vecino, y de otros de Mali.

El principal obstáculo para las mafias es la distancia entre San Luis y Canarias, unos 1.500 kilómetros que los 'cayucos' tardan en recorrer alrededor de diez días, seis más que si parten de Nuadibú (a una media de ocho nudos de velocidad). La solución para las mafias, además del GPS que entregan a los ocupantes de la piragua, está en bordear y ser provistos de bidones con gasolina a pocas millas de la costa mauritana por otros miembros de las redes ilegales que salen en 'cayucos' a auxiliarles.

Esos 'cayucos' parten de la costa mauritana haciéndose pasar por embarcaciones de pesca, con el mismo número de ocupantes que suelen tener éstas, entre cuatro y seis, y a veces acompañados de otras piraguas que les rodean y ayudan a disimular sus verdaderas intenciones. La amplia experiencia de los pescadores senegaleses en el mar, añaden las fuentes consultadas, completan su capacidad para alcanzar aguas territoriales españolas.

A finales de junio se cumplió un mes desde que llegó a Nuadibú la patrullera 'Río Duero' de la Guardia Civil, que vigila la costa mauritana con una embarcación mixta de gendarmes y agentes del Instituto Armado. Hasta ese momento, logró interceptar a más de 270 inmigrantes subsaharianos que habían pagado a las mafias alrededor de un millón de ouguiyas (moneda mauritana), unos 2.500 euros, por embarcarse rumbo a España.

Además, ha comenzado a trabajar en la zona el 'Petrel', un barco de la Agencia Tributaria bragado en interceptaciones y abordajes en alta mar de embarcaciones cargadas con toneladas de cocaína. El 'Petrel' tiene capacidad para albergar en su interior a los subsaharianos que rescate de los 'cayucos' sin necesidad de regresar a la costa para entregarlos y seguir vigilando.

La presión actual en Mauritania, con la entrega de cuatro patrulleras de Guardia Civil a la Gendarmería del país, la presencia de un helicóptero del Instituto Armado sobrevolando la zona, el trabajo de la 'Río Duero' y el 'Petrel' y la formación de agentes mauritanos en España para cuando los españoles abandonen la zona, hacen presagiar que Senegal se convertirá en las próximas semanas en el lugar escogidos por las redes ilegales para traficar con seres humanos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies