La UE apuesta por mantener el diálogo con Turquía pese a no lograr ningún compromiso de Erdogan

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, en la cumbre con la UE en Varna
REUTERS / STOYAN NENOV
Publicado 26/03/2018 22:20:57CET

BRUSELAS, 26 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha apostado por mantener el diálogo con Turquía pese a no obtener ningún compromiso del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, para resolver sus diferencias en cuestiones como el retroceso en el Estado de Derecho y la detención de periodistas, las disputas que mantiene Turquía con Chipre y Grecia o por la incursión militar turca en Afrin, en el norte de Siria.

"Si me preguntan si hemos logrado alguna solución o compromisos. Mi respuesta es no, pero he planteado todas nuestras preocupaciones, y como saben es una lista larga, incluido la situación del Estado de Derecho y la libertad de prensa en Turquía, las relaciones de Turquía con nuestros Estados miembro y también la situación en Siria", ha explicado el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en rueda de prensa conjunta con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

También estaban presentes en la cumbre celebrada en la ciudad búlgara de Varna el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, y el anfitrión, el primer ministro búlgaro, Boiko Borissov.

Tusk ha explicado que ambas partes han acordado continuar el diálogo "en estas circunstancias difíciles" teniendo en cuenta los "problemas objetivos" y en deferencia a sus "intereses comunes, especialmente en la estabilidad en la región" aunque no han llegado a "ninguna solución" concreta en la cumbre para resolver ninguna de sus disputas. Sin embargo, ha confiado en que en el futuro ello sea "posible".

"Solo el progreso en estas cuestiones permitirá mejorar las relaciones entre la UE y Turquía, incluido el proceso de adhesión", ha avisado el dirigente europeo.

Tusk ha recordado que como país candidato a la adhesión, Turquía se ha comprometido a respetar "los más altos estándares de democracia" y ha reiterado la preocupación de los europeos con "algunos métodos utilizados" por Ankara que "socavan las libertades fundamentales y el Estado de Derecho" tras el golpe de Estado fallido del 15 de julio de 2016 y le ha instado a "trabajar con el Consejo de Europa".

Por su parte, Juncker ha instado a Turquía a "poner fin" al estado de emergencia y a "revisar de nuevo el encarcelamiento y la custodia policial de periodistas" y también ha instado a Ankara a "resolver" el caso de los dos soldados griegos detenidos tras cruzar su frontera antes de la Pascua griega, mientras que Tusk también ha reiterado la preocupación de los europeos por las acciones de Turquía en el Mediterráneo Oriental y el mar Egeo.

APOYO A GRECIA Y CHIPRE

"La UE permanece unida con la República de Chipre sobre su derecho de explorar y explotar sus recursos naturales en su zona económica exclusiva", ha remachado, insistiendo en que ello es "importante" para la reunificación con éxito de la isla de Chipre.

"Hace falta que Turquía mejore sus relaciones con los países miembro de la Unión Europea. Me refiero a Chipre y Grecia. Es indispensable para que podamos avanzar en una senda prometedora de futuro", ha avisado el luxemburgués, que ha insistido en que no es partidario de "romper" las negociaciones de adhesión con Turquía, una idea que ha tachado de "demagógica y populista".

"Esta ha sido una cumbre de sentimientos mezclados pero no de mensajes mezclados. Ha sido una buena reunión", ha asegurado, al tiempo que ha insistido en que ambas partes se han hablado con "franqueza". "Tendremos muchas reuniones para resolver nuestros los problemas entre Turquía y Europa", ha remachado, y ha defendido que ambas partes tiene que "avanzar juntas".

El presidente turco ha avisado por su parte de que "Turquía es un socio de importancia estratégica para la UE" y "sería un error expulsar a Turquía del proceso de asociación", al tiempo que ha insistido en que a Turquía le gustaría progresar "más rápido" en su objetivo de entrar en la Unión.

"Pero hasta que la UE no deje de criticar tanto, en particular ciertos miembros de la UE, no podremos ser capaces de implicarnos plenamente en mejorar las relaciones", ha avisado Erdogan, que ha insistido en la necesidad de garantizar que las actividades de exploración de recursos naturales en torno a Chipre "se hagan respetando el Derecho Internacional".

Después de que Juncker haya avisado de que las acciones turcas en Afrin deben respetar "el derecho internacional", el mandatario turco ha insistió en que su operación está dirigida contra grupos terroristas como el Estado Islámico y las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG).

"Esto contribuye no solo a la seguridad de los ciudadanos en Siria y Turquía, sino también de Europa. La lucha contra el terrorismo no debe suscitar críticas infundadas contra Turquía", ha remachado. "Turquía respeta los derechos humanos (...). Es algo evidente tras los acontecimientos del 15 de julio", ha apostillado.

Erdogan también ha instado a la UE a desembolsar los otros 3.000 millones de euros prometidos para los refugiados sirios en Turquía tras lamentar los retrasos "burocráticos" en el desembolso de la ayuda prometida. El mandatario turco ha recordado que la UE ha desembolsado 1.800 de los primeros 3.000 millones prometidos a cambio de su cooperación para frenar la llegada de refugiados a Europa.

Además, ha instado al bloque a acordar "lo antes posible" la eliminación de visados para los ciudadanos turcos. "No deben perder la fe en la Unión Europea", ha avisado. También ha instado a la UE a empezar a negociar "lo antes posible" la modernización de la Unión Aduanera -bloqueadas por el retroceso en el Estado de Derecho en Turquía por la parte europea--, tras insistir en que ello interesa a ambas partes.

Erdogan ha tachado de "muy productiva" la cumbre y ha confiado en que "la fase de malas relaciones entre la UE y Turquía haya quedado atrás". Mientras, el primer ministro búlgaro y anfitrión de la cita también ha calificado de "constructivas" las discusiones y ha confiado en que ambas partes puedan "clarificar y resolver, tema a tema" sus diferencias en una próxima reunión en junio. La presidencia búlgara de la UE se marcó precisamente como objetivo normalizar de nuevo las relaciones entre el bloque y Ankara.