La UE aspira a una retirada "ordenada" de Reino Unido que "minimice" los daños del Brexit

Donald Tusk con la carta de salida de Reino Unido de la UE
UNIÓN EUROPEA
Actualizado 29/03/2017 15:09:36 CET

Tusk, tras recibir la carta: "No es un día feliz, ya os echamos de menos"

BRUSELAS, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

SIGUE AQUÍ EN DIRECTO EL COMIENZO DEL BREXIT

¿Qué es el artículo 50 del Tratado de Lisboa?

Los líderes de la Unión Europea a Veintisiete aspiran a poder negociar con Reino Unido una salida "ordenada" del club comunitario, que permita "minimizar" el impacto del 'Brexit' para los ciudadanos, empresas y países europeos, según ha dicho el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk.

"La Unión actuará como una sola y preservará sus intereses. Nuestra prioridad primera será minimizar la inseguridad causada por la decisión de Reino Unido a nuestros ciudadanos, empresas y Estados miembros", dice la declaración firmada por los Veintisiete y leída por Tusk en una comparecencia sin preguntas ante los medios en Bruselas.

El mensaje de los líderes también recalca la disposición de esforzarse por llegar a un acuerdo en el marco de unas conversaciones "constructivas" y porque el resultado sea que la Unión Europea encuentre en Reino Unido un "socio estrecho".

"No hay razón para aparentar que hoy es un día feliz, ni para Reino Unido, ni para la Unión Europea", ha dicho, tras reunirse con el embajador británico ante la UE, Tim Barrow, y recibir de sus manos la carta de seis páginas con la que Londres invoca el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea.

Tusk ha afirmado que comparte con la Comisión Europea un "fuerte mandato" para negociar en nombre de la Unión un acuerdo de salida que proteja los intereses europeos, al tiempo que ha subrayado el compromiso de unidad de los 27 para encarar las "difíciles negociaciones" que auguran el 'Brexit'.

"Lamentamos que Reino Unido vaya a dejar la Unión Europea, pero estamos preparados para el proceso que ahora debemos de seguir", reza la declaración a 27, que confirma que la carta de Londres ha llegado a Bruselas y recoge el deseo de los británicos expresado en el referéndum de junio del pasado año.

La notificación pone en marcha una cuenta atrás irreversible de dos años, plazo dado a las dos partes para pactar las condiciones del divorcio, antes de que el 29 de marzo de 2019 se suspenda de manera automática la aplicación de los Tratados europeos en suelo británico.

Las reglas comunitarias prevén la posibilidad de una prórroga, pero ello sólo sería posible con el apoyo unánime de los Estados miembros.

Entre tanto, Tusk ha recordado que hasta que se consolide su salida, Reino Unido sigue siendo un miembro de pleno derecho de la Unión Europea, por lo que las leyes europeas se seguirán aplicando "a Reino Unido y dentro de Reino Unido" hasta el día en que abandone el club.

LÍNEAS ROJAS

El próximo viernes Tusk hará públicas las 'líneas rojas' que propone para la negociación con Reino Unido y se espera que los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, sin la 'premier' británica, aprueben esas directrices en una cumbre extraordinaria el 29 de abril.

Esas directrices establecerán las "posiciones y principios generales" que marcarán la posición negociadora del bloque, según la declaración de los líderes.

La Comisión Europea trabajará a partir de ese momento en un documento de negociación más detallado para que los Estados miembros confirmen el mandato de negociación. Será Bruselas, a través del excomisario de Mercado Interior Michel Barnier, quien negociará en nombre de la UE con Londres.

Barnier, que se encuentra en Malta en un congreso del Partido Popular Europeo (PPE), ha dicho junto al primer ministro maltés, Joseph Muscat, que este miércoles es "el primer día de un camino muy largo y difícil". También ha dejado claro que él y su equipo están "preparados" para trabajar en aras de los intereses comunitarios.

El acuerdo final necesitará el visto bueno de los Estados miembros y del Parlamento Europeo, institución que ya preparara una resolución con sus propias líneas rojas y que será sometida al voto del pleno de la Eurocámara la próxima semana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies