Cañete defiende ayudas al desguace y avisa de que la política pesquera debe asegurar sostenibilidad socioeconómica

Actualizado 22/10/2012 15:54:05 CET

Países Bajos, Dinamarca y otros países en contra, dispuestos a valorar estas ayudas si es bajo condiciones "muy estrictas"

BRUSELAS, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha defendido este lunes ante sus colegas europeos en Luxemburgo que se mantengan las ayudas al desguace en el nuevo Fondo pesquero marítimo y pesquero (FEMP), al tiempo que ha advertido de que la reforma de la Política Pesquera Común (PPC) no sólo debe proteger los recursos, sino también garantizar "la sostenibilidad socioeconómica".

Los Veintisiete tratan de cerrar un acuerdo político general sobre el futuro FEMP, para el que Bruselas plantea una dotación de 6.500 millones de euros y en el que la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, no es partidaria de mantener este tipo de apoyos, por considerar que no ayudan al objetivo de reducir la capacidad de la flota comunitaria.

En un debate público para valorar una primera propuesta de acuerdo, Damanaki ha insistido en que no es partidaria de mantener los subsidios "del pasado" que apoyan medidas como la parada definitiva o la modernización y ha advertido de que los fondos comunitarios "no son ilimitados" y hay que elegir entre seguir costeando esas ayudas o apostar por otras más "innovadoras".

Arias Cañete ha aprovechado su intervención para rebatir a la comisaria y afirmar que en los últimos catorce años, España ha podido reducir su flota "en un 42,9 por ciento en número de unidades y un 31,8 por ciento en potencia utilizando los fondos comunitarios".

"Por eso defendemos el mantenimiento de esta modalidad de ayuda, que nos acerca al aprovechamiento máximo sostenible de los recursos y promueve la diversificación económica", ha dicho el ministro español ante sus colegas europeos.

Junto a España se alinean países como Francia e Italia en la defensa de los subsidios para el desguace y la modernización de sus buques, pero este grupo choca con el rechazo de otros Estados miembros como Reino Unido, Alemania y Suecia, que siguen teniendo "muchas dudas" respecto a este marco de ayudas.

Sin embargo, algunas de las delegaciones tradicionalmente opuestas a financiar el desguace, las paradas temporales y medidas de modernización se han mostrado dispuestas a "reflexionar" sobre el asunto si se introducen condicionantes.

Países Bajos, por ejemplo, ha considerado "decepcionante" que esta idea se mantenga en el borrador de acuerdo, pero "reflexionará" sobre los apoyos a la parada temporal si se trata de una medida "limitada", "temporal" y que vaya "paulatinamente hacia la eliminación del instrumento".

También Dinamarca ha expresado "cierta apertura" hacia las ayudas al desguace, "pero solo si se produce bajo un marco muy estricto", una condición que, según la delegación de este país, ha quedado "diluida" en el borrador.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies