CE cree que el proyecto urbanístico en Sierra Escalona (Alicante) ha vulnerado la ley comunitaria y pide más datos

Actualizado 26/06/2007 21:24:12 CET

BRUSELAS, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, cree que el proyecto urbanístico PAU 21 de Orihuela, que prevé construir un campo de golf y 2.200 viviendas junto al espacio protegido de la Sierra de Escalona, podría vulnerar la legislación medioambiental comunitaria y pedirá a las autoridades españolas competentes más información sobre el caso, según señala en una respuesta escrita al eurodiputado verde David Hammerstein a la que tuvo acceso Europa Press.

Dimas subraya que el paraje 'Sierra de Escalona y Dehesa de Campoamor' ha sido declarado lugar de interés comunitario (LIC) y cubre una zona importante de aves (IBA). Por tanto, indica que "si es probable que la actividad urbanística tenga un impacto negativo en los valores naturales que la llevaron a ser declarada LIC, deberán respetarse los procedimientos de protección y evaluación" que establece la normativa comunitaria.

El comisario de Medio Ambiente recuerda que el Ejecutivo comunitario ya ha llevado a la Comunidad Valenciana y otras regiones españolas ante el Tribunal de Luxemburgo por no haber designado un número suficiente de zonas de especial protección (ZEPA). Por ello, aunque la Sierra de Escalona no haya sido declarada ZEPA, Bruselas considera que las autoridades competentes están igualmente obligadas a "tomar las medidas adecuadas para evitar la contaminación o el deterioro de los hábitats, así como cualquier perturbación que pudiera afectar a las aves".

En cuanto a si el proyecto debe someterse o no a una evaluación de impacto ambiental, Dimas señala que son las autoridades nacionales competentes las que deben determinarlo de acuerdo con los criterios fijados en la legislación comunitaria. "Sin embargo, a partir de la información disponible, parece que en este caso no se han seguido correctamente las disposiciones de la directiva relativa a la evaluación del impacto ambiental (EIA)", señala.

"En vista de las consideraciones anteriores, la Comisión se pondrá en contacto con las autoridades españolas para solicitar más información sobre la aplicación adecuada de la directiva EIA y de las relativas a los hábitats y a las aves", anuncia el comisario de Medio Ambiente.

En su pregunta, Hammerstein destacaba que el proyecto no cuenta con la autorización de la Confederación Hidrográfica del Segura ni tendrá garantizada el agua potable. Dimas responde que, según la directiva marco del agua, cualquier plan que tenga un impacto sobre los recursos hídricos o la calidad del agua deberá coordinarse con las disposiciones del plan hidrológico de cuenca. Pero hasta entonces, señala que en el PAU 21 "no hay indicación de que se hayan transgredido las disposiciones de la directiva marco del agua ya en vigor".