La CE insiste en que es necesario legislar a nivel comunitario para proteger los suelos de la UE

Actualizado 19/03/2007 16:52:29 CET

BRUSELAS, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

El comisario de Medio Ambiente, Stavros Dimas, insistió hoy ante los ministros europeos de Agricultura en que es necesaria una norma de obligado cumplimiento para la protección de hasta los 302 tipos diferentes de suelos que la Comisión Europea ha identificado en la UE, a pesar de la oposición de más de una decena de gobiernos, que creen que la legislación no es necesaria.

Dimas defendió la elaboración de una norma comunitaria para la protección del suelo ante el Consejo de Agricultura, donde algunas delegaciones señalaron que las normas a nivel local y la protección mediante los fondos de desarrollo rural son suficientes, informaron fuentes del Consejo de la UE. Otras, como los países bálticos, pidieron que, en todo caso, una futura norma reconozca la excepcionalidad de la acidez de sus tierras, tal y como ocurre con la salinidad de la zona mediterránea.

La Comisión Europea pretende elaborar una legislación para frenar el proceso de degradación a que se enfrenta el suelo de la UE que, a pesar de que es considerado como un recurso de interés comunitario, aún no cuenta con ninguna política especial de protección.

Según Bruselas, los suelos de la UE se enfrentan a perjuicios como erosión, contaminación, salinización, compactación, pérdida de biodiversidad, movimientos de tierra o inundaciones. Para evitarlo, propone una norma a nivel europeo que contemple su integración en políticas sectoriales, medidas de precaución, prevención contra la contaminación y estrategias nacionales de remedios, entre otros.

En el día de hoy, las fuentes indicaron que Francia, Austria, Polonia, Países Bajos, Finlandia, Luxemburgo, Portugal y Alemania rechazaron una directiva que pueda ser un "obstáculo" para el agricultor. Consideraron que con los fondos de desarrollo rural y las legislaciones nacionales es suficiente para proteger los suelos de la UE.

Asimismo, los países bálticos pidieron que se reconozca la acidez de sus suelos como una característica natural, no como consecuencia de la polución, mientras que Eslovenia reclamó un periodo de transición suficiente debido a que una eventual legislación exigirá la recolección de muchos datos.

El comisario de Medio Ambiente escuchó estas reclamaciones y señaló que sus planes pasan por que sean los propios Estados miembros quienes midan su estrategia, sus objetivos y su calendario.

Asimismo, rechazó el argumento del primer grupo de países al señalar que existen "lagunas" en la protección de los suelos dentro del marco de las políticas de desarrollo rural. Con respecto a la reclamación eslovena, afirmó que él propone una transición de cinco años "para desarrollar un conocimiento de la naturaleza del suelo" pero insistió en que son necesarias "medidas más concretas y armonizadas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies