La CE y Senegal no llegan a un acuerdo para renovar el convenio pesquero del que España era principal beneficiaria

Actualizado 30/06/2006 19:28:55 CET

BRUSELAS, 30 Jun. (EUROPA PRESS) -

La negativa de Senegal a rebajar la contrapartida económica que recibe de la UE a cambio de permiso para pescar en sus aguas provocó hoy el fracaso de las negociaciones entre el país africano y la Comisión Europea para tratar de renovar un acuerdo pesquero vigente desde 2002 y del que España era el Estado miembro más beneficiado, con 51 de las 78 licencias para pescar atún y la mayor cantidad de toneladas de especies demersales que se repartió con Portugal, Francia y Grecia. Debido a la ausencia de acuerdo los buques europeos deberán cesar su actividad en las aguas senegalesas.

La portavoz de Pesca del Ejecutivo comunitario, Mireille Thom, explicó que las partes no lograron un acuerdo para renovar un convenio que entró en vigor el 1 de julio de 2002 y que expira hoy precisamente, 30 de junio, debido a que Senegal no aceptó la intención de Bruselas de reducir la compensación económica que percibe cada año --16 millones de dólares-- como consecuencia de la intención de la Comisión de disminuir también las posibilidades de pesca.

A cambio de esta compensación, Senegal reconocía la posibilidad de pescar un máximo de 1.500 toneladas de registro bruto (TRB) al trimestre de pesca demersal de bajura de peces y cefalópodos y otras 3.000 de desca demersal de altura y palangreros de fondo que no desembarquen sus capturas en Senegal: media anual de 3.000 TRB al mes. También permitía la pesca de atún, para lo que se autorizaron un total de 78 licencias a buques europeos.

España fue el país de la UE más beneficiado por este acuerdo, ya que se le reconoció el derecho a pescar 704 toneladas trimestrales de pesca demersal costera, una media anual de 3.000 toneladas al mes con arrastreros de pesca demersal de altura y palangreros de fondos y 3.186 toneladas on arrastreros congeladores de pesca demersal de altura de crustáceos. Por lo que respecta a la captura de atún, se hizo con 51 de las 78 licencias que contempla el acuerdo 16 cañeros, 39 atuneros cerqueros congeladores y 23 palangreros de superficie.

Según la portavoz, la Comisión considera que el acuerdo ha sido "débilmente utilizado" por la flota europea, por lo que Bruselas propuso en el curso de las negociaciones que concluyeron este viernes reducir las posibilidades de pesca que se reconocieron a los busques europeos. A cambio, sin embargo, la Comisión reclamó a Senegal la reducción de la cuota que recibe cada año como compensación económica por permitir la pesca en sus aguas, a lo que el país africano se negó.

Por otra parte, Thom apuntó que durante las discusiones se evidenciaron otro tipo de diferencias, en relación a "detalles técnicos" como el referente a los observadores del acuerdo.

La portavoz comunitaria indicó que después del fracaso de esta ronda negociadora "la flota europea tendrá que abandonar las aguas senegalesas" y estimó que será "difícil" que exista una nueva oportunidad para negociar con Senegal a corto plazo. A este respecto, recordó el caso de Marruecos, cuyo convenio pesquero con la UE terminó en 1999 y, debido a la ausencia de acuerdo para renovar el protocolo, fue necesario renegociar un nuevo pacto, que se concluyó en julio de 2005 y que Europa espera que pueda entrar en vigor este verano.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies