El coordinador antiterrorista de la UE dejará su puesto en marzo por motivos personales

Actualizado 09/02/2007 18:22:18 CET

BRUSELAS, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El actual coordinador europeo de la lucha antiterrorista, el holandés Gijs de Vries, abandonará su puesto el próximo mes de marzo, fecha en la que expira su mandato.

La semana pasada, De Vies comunicó oficialmente al alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y la Seguridad Común, Javier Solana, que no deseaba renovar su cargo "por razones personales", según informaron fuentes del Consejo.

Solana ha remitido esta información sobre los deseos de De Vries a los Embajadores de los Ventisiete ante la Unión Europea y deberá ahora designar a un nuevo responsable de la lucha antiterrorista.

De Vries fue nombrado para ocupar este puesto el 25 de marzo de 2004, a propuesta de Javier Solana y tras los atentados terroristas del 11 de marzo de ese mismo año en Madrid.

Su principal cometido era coordinar la labor del Consejo de la Unión Europea en la lucha contra el terrorismo, mantener una visión general de todos los instrumentos de que dispone la UE para tal fin y hacer un estrecho seguimiento de la aplicación del Plan de acción de la lucha contra el terrorismo de la UE, así como garantizar la visibilidad de las políticas de la UE frente al terrorismo.

Antes de ocupar su puesto de coordinador europeo en la lucha contra el terrorismo, De Vris, de 51 años, fue embajador especial de Países Bajos para la creación de un servicio de Asuntos Europeos y representante de su país en la Convención sobre el futuro de Europa que elaboró la Constitución Europea y líder del Grupo liberal en el Parlamento Europeo.

Gijs de Vries dejará su cargo coincidiendo con la polémica creada después de que la comisión temporal del Parlamento Europeo que investigó los vuelos de la CIA en territorio europeo le acusara de no colaborar suficientemente con las labores de la Eurocámara. Durante su intervención ante la comisión, De Vries aseguró que no había "pruebas concluyentes fuera de toda duda" sobre la implicación de los Estados miembros en las actividades de la Agencia norteamericana.

Además, negó rotundamente conocer la existencia de algún acuerdo entre la UE y Estados Unidos para permitir estas prácticas, las detenciones ilegales o la existencia de informaciones obtenidas bajo tortura y se limitó a recordar ante los eurodiputados el compromiso de la UE con el respeto de los Derechos Humanos.

Su actitud y la de Solana reciben duros reproches en el informe final que ha elaborado el eurodiputado socialista italiano Giovanni Claudio Fava y que será votado la próxima semana en el pleno de Estrasburgo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies