UE cree que descalificación en elecciones de activista en Hong Kong cuestiona su reputación de sociedad "libre"

Publicado 29/01/2018 19:58:56CET

BRUSELAS, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Unión Europea ha considerado este lunes que la decisión de las autoridades de Hong Kong de descalificar como candidata electoral en los comicios legislativos a Agnes Chow, una activista próxima al líder de las protestas estudiantiles, Joshua Wong, "corre el riego de reducir la reputación internacional de Hong Kong como sociedad abierta y libre".

"Excluir a candidatos de participar en una elección debido a sus creencias políticas está en contradicción con el derecho según la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos", ha alertado el servicio diplomático europeo en un comunicado, en el que recuerda que el derecho a presentarse a elecciones "sin restricciones irrazonables" están "garantizados" por la Ley de Derechos de Hong Kong.

El Servicio Europeo de Acción Exterior que dirige la alta representante Federica Mogherini ha dejado claro además que "la protección de los derechos civiles y políticos en Hong Kong es una parte esencial de la aplicación del principio 'Un país, dos sistemas', que la UE apoya".

La decisión de prohibir la candidatura de Chow ha provocado malestar entre los líderes opositores, que reunieron el domingo a cerca de 2.000 personas en una manifestación frente a la sede del Gobierno regional contra lo que definieron como un acto de "censura política".

Chow, de 21 años, se ha convertido en la decimotercera figura política a la que las autoridades prohíben presentarse a las elecciones para formar parte de la Asamblea de Hong Kong.

Su partido, Demosisto, está considerado como una opción emergente para los jóvenes, aunque sus líderes no abogan directamente por la independencia de China pero sí reclaman la celebración de un referéndum sobre el futuro de la isla después de 2047, incluyendo la independencia entre las opciones posibles en la consulta.

La antigua colonia británica se ha regido por el principio "un país, dos sistemas" desde que dejó de formar parte del dominio británico en 1997, lo que supone que tiene cierta independencia con respecto al resto del territorio chino, con un poder judicial independiente y una democracia limitada.