La UE defiende no cortar el diálogo con Turquía aunque Austria pide no continuar las negociaciones de adhesión

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

La UE defiende no cortar el diálogo con Turquía aunque Austria pide no continuar las negociaciones de adhesión

Publicado 14/11/2016 12:01:44CET

BRUSELAS, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exteriores y de Seguridad Común de la Unión Europea, Federica Mogherini, ha reiterado este lunes las preocupaciones "muy serias" de los Veintiocho sobre los últimos acontecimientos en Turquía, tras la detención de los líderes del partido prokurdo, por la situación de la prensa y la posible reintroducción de la pena de muerte en el país, pero ha defendido mantener "los canales abiertos" al diálogo con Ankara. Austria, sin embargo, ha vuelto a defender que no se puede continuar con las negociaciones de adhesión con Turquía en el contexto actual.

"Mi posición es clara. No estoy a favor de continuar con las negociaciones de adhesión y también creo que esta Turquía no tiene sitio en la Unión Europea", ha asegurado el ministro de Exteriores austriaco, Sebastian Kurz, en declaraciones a la prensa a su llegada a la reunión con sus homólogos de la UE, en la que abordarán las relaciones con Turquía a la luz de la situación sobre el terreno.

El jefe de la diplomacia austriaca ha avisado de que las cosas en Turquía están yendo "en la dirección equivocada (...) en los últimos años, en términos de Derechos Humanos y Estado de Derecho", y se está "alejando cada vez más de Europa", y ha avanzado que Austria no apoyará la apertura de "nuevos capítulos" en las negociaciones de adhesión "en los próximos meses", al tiempo que ha criticado que a "algunos en Europa les gustaría hacer como si nada hubiera ocurrido en Turquía" por la crisis de refugiados.

"La ruptura del acuerdo de refugiados tendrá un impacto si no estamos preparados", ha avisado Kurz, que ha insistido en que la Unión Europea debe "ser fuerte" y "proteger" sus fronteras externas. "Podemos aprender de países como Australia, España", ha defendido.

El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, ha subrayado en cambio la importancia de "no acorralar a Turquía en una esquina" y ha defendido no sobrerreaccionar, apelando al "interés colectivo".

"Es muy importante que no acorralemos a Turquía en una esquina y sobrerreaccionemos. Creo que está en nuestro interés colectivo", ha defendido en declaraciones a la prensa el ministro británico, que ha recordado que Turquía vive "una situación muy difícil" y "un intento de golpe de Estado muy serio".

El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, ha rechazado valorar si la UE debe romper o no las negociaciones de adhesión con Turquía, que es candidato a entrar en el bloque desde 2005 pero cuyos avances se han visto estancados por el rechazo de países como Francia y Alemania a su entrada y la deriva autoritaria del Gobierno de Reccep Tayyip Erdogan en los últimos años, así como el retroceso en materia de libertades fundamentales y Estado de Derecho, que ha vuelto a constatar la Comisión Europea en su último informe sobre Turquía la semana pasada a raíz de las detenciones masivas de militares, jueces, periodistas, académicos y opositores tras el golpe fallido del 15 de julio.

Mogherini ha recalcado las preocupaciones "muy serias" de los Veintiocho por la situación en Turquía pero ha defendido que hay "un enfoque muy constructivo, unido" y los europeos apuestan por "una implicación clara" y mantener "los canales abiertos" con las autoridades turcas, pero también la oposición turca, al tiempo que ha dejado claro que las decisiones sobre la ampliación compete tomarlas en el Consejo de Asuntos Generales de diciembre.

Eso sí, la Unión Europea ya ha dejado claro a Ankara que si reintroduce la pena de muerte en el país, "se autoexcluiría" porque esto es incompatible con las negociaciones de adhesión al bloque, según fuentes diplomáticas, que aseguran que la posición de Austria es la más intransigente. "Hay muchos países que no se quieren enfadar con Turquía", ha admitido otra fuente diplomática europea.

El ministro de Exteriores belga, Didier Reynders, ha expresado "preocupación" por la situación en Turquía. "Es muy importante que la UE piense sobre la relación con un país así", ha dicho, insistiendo en que los europeos deben "tener un debate con las autoridades turcas" y ha confiado en que "muy pronto" Mogherini lo pueda entablar.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies