La UE dice que no expulsará inmigrantes a la fuerza tras su acuerdo de cooperación con OIM

Federica Mogherini
UNIÓN EUROPEA
Publicado 15/12/2016 13:01:10CET

La OIM avisa de que el número de muertos en el Mediterráneo "es demasiado elevado"

BRUSELAS, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, ha negado que la Unión Europea vaya a expulsar a la fuerza a inmigrantes en situación irregular y ha insistido en que su cooperación con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) a través de la nueva iniciativa lanzada este jueves sólo apoyará "el retorno voluntario" de unos 24.000 inmigrantes atrapados en Libia y otros 13 países del Sahel y el Lago de Chad.

La Unión Europea, Alemania e Italia aportarán 100 millones de euros para poner en marcha una iniciativa regional con la OIM, adelantada este miércoles y lanzada formalmente este jueves, para ayudar a Libia, el principal punto de salida de la inmigración irregular a Europa, y otros 13 países del Sahel y la región del Lago de Chad, a gestionar los flujos migratorios, proteger a unos 60.000 inmigrantes atrapados a lo largo de la ruta migratoria y asistir el retorno voluntario de hasta 24.000 inmigrantes a sus países de origen. Alemania aportará 48 millones, Italia 22 millones y el resto, saldrá del presupuesto de la UE.

"El objetivo de esto no es cómo se está diciendo para parar los flujos sino asistir a la gente en rutas peligrosas", ha asegurado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en rueda de prensa conjunta con el director general de la OIM, William Lacy Swing, para lanzar la iniciativa.

La jefa de la diplomacia europea ha defendido la prioridad de la UE de gestionar los flujos migratorios prestando "una fuerte atención a los Derechos Humanos" y "en pleno respeto del Derecho Internacional Humanitario" y ha defendido la cooperación de la UE con la OIM ya en marcha --y que ahora se ampliará con la nueva iniciativa-- para ayudar a países como Níger a "salvar vidas" e impedir que los inmigrantes "se embarquen en este viaje peligroso", recordando que la ruta migratoria a través del Sahel y Libia es la "más" peligrosa.

Mogherini ha dejado claro así que la nueva iniciativa apoyará a 14 países del África occidental a gestionar la inmigración y permitirá dar protección y asistencia para 60.000 inmigrantes "vulnerables y atrapados" a lo largo de esta ruta y "acompañar" el "retorno voluntario y la reintegración sostenible" de "hasta 24.000 personas atrapadas en África pero también en Europa".

"Esta nueva iniciativa no va de dar nuevos millones de euros para forzar el fin de los flujos migratorios ni perseguir las expulsiones forzosas. Esta nueva iniciativa de la UE y la OIM protegerá a 60.000 inmigrantes a lo largo de la ruta y garantizará el retorno seguro y digno de alrededor de 24.000 inmigrantes a sus países de origen y, lo más importante, apoyará su reintegración sostenible en sus comunidades locales", ha agregado el comisario de Desarrollo, Neven Mimica, que ha precisado que la iniciativa cubrirá tres años.

PELIGROS DE LA INMIGRACIÓN

Mimica ha considerado "inaceptable" la muerte de inmigrantes en el desierto y el mar Mediterráneo y por ello la iniciativa también se centrará en concienciar en unas 2.000 comunidades en África de "los peligros de la inmigración irregular y posibles alternativas" para que puedan tomar "decisiones informadas" y no fruto de "la desesperación".

El comisario de Desarrollo ha asegurado que la iniciativa también permitirá "proteger a inmigrantes que pueden experimentar abusos y explotaciones" a lo largo de la ruta migratoria, "especialmente niños y mujeres, víctimas del tráfico de personas y con necesidades médicas", recordando que "frecuentemente se ven atrapados", "sin poder continuar su viaje", "lejos de casa" y "sin dinero" y "se enfrentan a elecciones difíciles para sobrevivir o continuar su viaje".

El director general de la OIM ha asegurado que la iniciativa es "muy urgente" tras recordar que este año 4.700 inmigrantes han muerto en el Mediterráneo, que se ha convertido en el mar "más mortal del mundo". "No sabemos cuántos otros pueden estar bajo el mar o cuántos han muerto en el desierto del Sáhara. Probablemente nunca encontremos sus cuerpos", ha dicho.

"Los números simplemente son demasiado elevados, son mil más que el año pasado", ha alertado, recordando que se han registrado más muertes aunque el número de llegadas sigue "más o menos igual que el año pasado".

"Esto es una iniciativa urgente, diseñada para ayudar a proteger a esta gente dándoles información a lo largo de la ruta migratoria, para ayudarles a entender cuáles son sus opciones y advertirles de los traficantes. Básicamente intentar cortar su modelo de negocio", ha dicho, insistiendo en que el retorno voluntario de inmigrantes es "sólo una parte" del programa, al tiempo que ha incidido en la experiencia de la organización, que lleva participando desde hace años en este tipo de programas.

"Funciona bien. Da a los inmigrantes una oportunidad para volver a empezar su vida", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies