España, Francia y Reino Unido plantearán esta noche sus líneas rojas en la negociación del nuevo fondo pesquero

Actualizado 22/10/2012 21:31:37 CET

BRUSELAS, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Pesca de Francia, Reino Unido y España serán de los primeros en presentar sus líneas rojas en la negociación del nuevo fondo europeo marítimo y pesquero en el marco de los contactos bilaterales que las delegaciones mantendrán entre esta noche y mañana martes en Luxemburgo con la comisaria de Pesca, María Damanaki, y la presidencia de turno de la UE que ocupa Chipre este semestre.

Los Veintisiete tratan de cerrar un acuerdo político general sobre el futuro FEMP, para el que Bruselas plantea una dotación de 6.500 millones de euros y en el que la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, no es partidaria de mantener las ayudas al desguace que defienden España y Francia, por considerar que no ayudan al objetivo de reducir la capacidad de la flota comunitaria.

Una vez escuchado la posición oficial de cada delegación en el debate público, los contactos a tres entre cada Estado miembro y la comisaria y la presidencia chipriota están previstos hasta medianoche con algunas de las potencias pesqueras de la UE, como España, Francia y Reino Unido, según han informado a Europa Press fuentes conocedoras de las negociaciones.

Los llamados 'confesionarios' se suspenderán llegada la medianoche y se reanudarán a partir de las 09:00 horas del martes para escuchar las prioridades del resto de delegaciones, incluidas las de Italia, Portugal, Finlandia y Suecia.

El objetivo es que a primera hora de la tarde del martes los ministros retomen la reunión formal para estudiar una segunda propuesta de acuerdo que acerque posturas, aunque fuentes europeas auguran "un largo trabajo físico" y negociaciones hasta avanzada la madrugada del miércoles.

Este lunes, en un debate público para valorar una primera propuesta de acuerdo, Damanaki ha insistido en que no es partidaria de mantener los subsidios "del pasado" que apoyan medidas como la parada definitiva o la modernización y ha advertido de que los fondos comunitarios "no son ilimitados" y hay que elegir entre seguir costeando esas ayudas o apostar por otras más "innovadoras".

Sin embargo, países como España, Francia, Polonia y Portugal han apostado por su continuidad como instrumento que apoye al sector en su adaptación al objetivo del rendimiento máximo sostenible a partir de 2015 para muchas pesquerías y a la protección de los recursos marinos.

Otras delegaciones, tradicionalmente del lado de Bruselas en su rechazo a las ayudas al desguace y al cese temporal de actividad, como son Reino Unido, Países Bajos y Suecia, han reiterado su oposición, pero han abierto la puerta a "reflexionar" sobre la posibilidad de que sigan existiendo subsidios de este tipo si es bajo condiciones "muy estrictas" y por un tiempo limitado.

Para España, están en juego unas ayudas muy importantes porque son "necesarias para adaptarse al objetivo de rendimiento máximo sostenible" que se persigue para todas las pesquerías, según ha declarado a la prensa en un receso en Luxemburgo el ministro español, Miguel Arias Cañete. Además ha insistido en que la flota española ha usado "inteligentemente" estos apoyos en el pasado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies