La UE estudia ampliar el mandato de su misión contra mafias de inmigrantes para formar a guardacostas libios

 

La UE estudia ampliar el mandato de su misión contra mafias de inmigrantes para formar a guardacostas libios

Publicado 18/04/2016 17:28:39CET

LUXEMBURGO, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los ministros de Asuntos Exteriores y de Defensa discutirán este lunes ampliar el mandato de la misión militar de la UE contra las mafias en el Mediterráneo central, bautizada 'EUNAVFOR MED Sophia', para formar a guardacostas libios y para contribuir a controlar el embargo de armas a Libia y una misión civil para apoyar a la formación de la Policía y contribuir a desarrollar las capacidades de la justicia penal en Libia.

Francia ha propuesto que la operación militar naval de la UE contribuya a controlar el embargo de armas a Libia en cumplimiento de la resolución 1970 del Consejo de Seguridad de la ONU, mientras que Reino Unido ha propuesto reforzar el mandato de la misión para que también entrene a los guardacostas libios con el objetivo de frenar la inmigración irregular a Europa, según han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Alemania está "contenta" con el mandato actual de la operación europea, aunque estaría dispuesta a "considerar" nuevas tareas para ella en el futuro. "Probablemente la formación de los guardacostas será parte del mandato (nuevo). El embargo de armas es más complicado. La misión continuará", según fuentes diplomáticas.

Los Veintiocho podrían alcanzar "un acuerdo general" este lunes para explorar ampliar las funciones de la misión "sin mencionar ningún área", algo pactado entre Francia y Alemania y que apoya una mayoría, según varias fuentes diplomáticas.

El borrador de conclusiones sobre Libia, que todavía no está cerrado entre los Veintiocho, contempla dos opciones. La primera y más ambiciosa explicitaría la posibilidad de, además de una "posible misión civil", explorar el refuerzo de la misión europea para contribuir a la "posible" consolidación de las capacidades de los guardacostas libios y a la aplicación de la resolución 1970 y la segunda opción se limita a explorar el refuerzo de la misión "para desmantelar el modelo de negocio de los traficantes y las redes de tráfico humano y contribuir a la seguridad más general".

FORMACIÓN DE GUARDACOSTAS LIBIOS

La Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, avanzó el viernes que sugeriría a los Veintiocho "incluir" en el mandato de la operación "la formación de guardacostas libios" porque ello permitiría que ellos mismos pudieran controlar los flujos por mar y tierra y discutirían también "la posibilidad" de pasar a operar "en aguas territoriales libias" y "lo que se necesita para estar listos en el caso de que venga una invitación (del Gobierno libio) para entrar en aguas territoriales libias", aunque dejó claro que no habría "decisiones formales el lunes".

El mandato de la misión europea, que finaliza a finales de julio, comenzó su fase operativa contra las mafias que trafican con inmigrantes el pasado mes de octubre pero sólo en aguas internacionales, dado que para poder operar en aguas libias se necesitaría una petición formal del Gobierno de unidad nacional libio y/o una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, aunque fuentes diplomáticas han dejado claro que en la práctica hará falta ambos.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, ha considerado "muy urgente" este lunes que la operación de la UE pase a actuar en aguas territoriales libias y no sólo en aguas internacionales como hasta ahora ante el temor de que los flujos de inmigrantes aumenten "en los próximos meses" y avanzó que contempla ir "muy pronto" a Libia.

El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault, que visitó durante el fin de semana Trípoli con su homólogo alemán, Frank-Walter Steinmeier, en señal de "apoyo" al Gobierno de unidad nacional libio, ha defendido este lunes la importancia de "garantizar la estabilidad en Libia" y "la seguridad de las fronteras" y atajar "la lucha contra el Estado Islámico", así contra "los pasadores" y "el tráfico de armas".

"Libia necesita una ayuda de urgencia, organizar sus fuerzas de seguridad, de Policía, reorganizar su Ejército, sus agentes de frontera, sus guardacostas", ha subrayado el jefe de la diplomacia gala tras la llegada del Gobierno de unidad nacional libio a Trípoli, que todavía debe ser respaldado formalmente no obstante por el Parlamento.

Steinmeier avanzó que no habrá "ninguna decisión" sobre las "tareas" de la operación en el Mediterráneo "para el futuro" y ha defendido "ofrecer asistencia para la formación de las fuerzas de seguridad leales, que ahora se necesitan con urgencia" tras recordar que la influencia del nuevo Gobierno es "todavía limitada", fundamentalmente Trípoli. En Libia, el jefe de la diplomacia alemana avisó de que la formación al menos en un primer momento sería fuera de Libia.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, Philip Hammond, de visita en Trípoli, ha reiterado la disposición de Europa a colaborar en la formación y entrenamiento de las nuevas fuerzas de seguridad libias, pero ha defendido que este proceso sería mucho más eficaz si se lleva a cabo en Libia o en algún país vecino.

El secretario de Estado para Asuntos Europeos británico, David Lidington, ha explicado que discutirán "si puede haber una misión civil CSDP" para apoyar a Libia.

"Nosotros también nos queremos centrar en la operación Sophia y mirar maneras en que puede ser incluso más eficaz que hoy", ha explicado, al tiempo que ha pedido "perseguir la estrategia para derrotar a Daesh con unidad, perseverancia y determinación" tras recordar que el Estado Islámico ha perdido el control del 40% del territorio en Irak y un territorio "significativo" en Siria.

"Lo que parece evidente es que a medida que Daesh vaya perdiendo territorio en Siria e Irak se irán desplazando a otras áreas, singularmente a Libia, donde ya controlan aproximadamente 180 millas de la costa y, lo que es más preocupante, tiene un enclave en el sur que podría servir de enlace con el norte de Malí y con Boko Haram", ha alertado el jefe de la diplomacia española en funciones.

APOYO AL NUEVO GOBIERNO LIBIO

Los ministros de Exteriores y de Defensa de la UE discutirán durante una cena este lunes en Luxemburgo el apoyo europeo al nuevo Gobierno libio, incluido en el plano de la seguridad, en una cena con el primer ministro libio designado, Fayez Serraj, quien participará por teleconferencia.

Mogherini ha explicado la importancia en "trabajar para identificar proyectos concretos en los diferentes campos que son prioritarios" para Libia en el plano económico, político y de seguridad. La UE ha ofrecido en varias ocasiones un paquete de ayuda inicial de 100 millones de euros al nuevo Gobierno de unidad nacional libio.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies